MILENIO DIGITAL | RUBÉN MOSSO
2 de diciembre de 2015 / 07:49 a.m.

México.- La Procuraduría General de la República (PGR) cuenta con nuevas líneas de investigación que permitirán establecer qué pasó con los normalistas de Ayotzinapa que permanecen desaparecidos desde el 26 de septiembre de 2014. Los nuevos indicios que hay apuntan a que “los restos de los muchachos” pueden estar en el Estado de México o Puebla.

Eber Omar Betanzos, subprocurador de Derechos Humanos de la PGR, declaró que las nuevas líneas de investigación derivaron de la segunda fase de investigación que se realiza por el caso Iguala, en la que coadyuva el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Al respecto, Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), comentó que los nuevos indicios los han llevado al Estado de México y Puebla, donde hay “posibilidad” de que ahí “estén los restos de los muchachos”.

En entrevista, Omar Betanzos explicó que el GIEI propuso impulsar el desarrollo de nuevas líneas de investigación, así como acciones de búsqueda, además de esquemas para atención a víctimas y aplicar políticas públicas para atender la problemática de la desaparición.

Al preguntársele de qué se está hablando cuando menciona que hay nuevas líneas de investigación, el subprocurador respondió:

“Estamos hablando de que en el desarrollo de la propia investigación que se va realizando ciertos testimonios llevan a la necesidad de que se tomen nuevas declaraciones, de que se hagan detecciones, que se desarrollen acciones de búsqueda y todo ello pues va orientando la investigación hacia todas las posibilidades que hay de un caso abierto como es éste.”

Betanzos aseguró que tienen nuevos indicios, los cuales se están integrando a la averiguación previa, pero que no pueden hacerse públicos por el momento.

—¿Me puede usted decir si han encontrado nuevos indicios y nuevas pistas en esta averiguación?

—Tenemos indicios que están en los tomos que se han venido integrando.

“…es una investigación que se guía por la propia secrecía que tienen estas actividades, pero debo manifestarle que los avances que se han desarrollado nos permiten agotar vías que antes no conocíamos y que ahora en este desarrollo de la investigación van precisando diferentes eventos y elementos que precisamente en el desarrollo de la propia investigación pues nos ayudarán a esclarecer con más claridad los hechos que están involucrados con la desaparición de los estudiantes”, abundó.

El subprocurador dejó claro que en una investigación criminal ni una hipótesis está descartada.