MULTIMEDIOS DIGITAL
14 de octubre de 2015 / 06:57 p.m.

Monterrey.- Era la noche del 11 de julio de 2015, en una celda 20 del penal de máxima seguridad del Altiplano Joaquín 'El Chapo' Guzmán descansaba con la melodía de ‘El Rey’, de su pequeña pantalla de televisión se escucha una estrofa: "Después me dijo un arriero que no hay que llegar primero pero hay que saber llegar".

La canción no la escuchó completa y rápidamente cambia de canal, pero cerca de las 8:46 de la noche (audio segundo 55) se escucha un par de martillazos, el ruido parece no llamar la atención del centro de monitoreo ni custodios.

Al menos en cinco ocasiones se repite el mismo golpe; un minuto después se escucha que le hablan; se trata de uno de sus ayudantes desde el agujero formado en la regadera.

Fue a las 8:52 cuando el líder del cártel de Sinaloa ya no se vio luego de escapar por el hoyo formado en la ducha, justo en el punto ciego de la celda.

25 minutos después de la evasión los custodios se acercaron y lo llamaron por Beltrán pero de la celda solo se escuchaba el programa de comedia del televisor.

El entonces comisionado de seguridad Monte Alejandro Rubido, señaló en la presentación del video sin audio que el centro de monitoreo consideró el comportamiento del capo como “normal”. Sin embargo este mes se reveló que las personas encargadas de vigilar los movimientos de Guzmán estaban jugando 'Solitario'