23 de enero de 2014 / 12:51 a.m.

México.- En los últimos 50 años México ha logrado un avance "muy significativo" en materia de escolaridad, pero la rigidez laboral y la falta de calidad educativa ha provocado que esta mejora no se refleje en los ingresos de su población, reveló BBVA.

El economista en Jefe de BBVA para México, Carlos Serrano Herrera, refirió que el PIB per capita promedio anual de los mexicanos es de 11 mil dólares en promedio, cuando estos ingresos debieran ser 20 por ciento superiores respecto a dichos recursos, de acuerdo con el capital humano que tiene el país.

Comentó que parte de esta situación se explica por las rigideces de la economía, particularmente de los mercados laborales ?aunque algunas se atendieron con la reciente reforma laboral- al tener una estructura laboral que no permitía que se aprovecharan estas mejoras educativas.

Además, dijo, otra posible explicación de ese residual, más allá de los temas institucionales, es que "que a pesar de que México ha progresado mucho en aumentar los años de escolaridad, quizás la calidad de esa educación no ha ido a la par".

Por ello se espera que esta situación se trate de resolver con la reforma educativa que ahora hace énfasis en dicha calidad y no solo en los grados de estudios, manifestó en una reunión con reporteros.

De hecho, revela su estudio "Observatorio Económico. La evolución del nivel educativo en México y en la OCDE 1960-2010", en las últimas décadas el promedio de años cursados por la población mexicana respecto al resto de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es de cuatro puntos.

Al respecto, Ángel de la Fuente, economista del Centro Superior de Investigaciones Científicas de España, comentó que la brecha entre México y Estados Unidos respecto al nivel educativo, cada vez es más estrecha, pero no ha sido así en cuanto a nivel de productividad e ingresos.

Otro de los factores que también explican esta situación es que México no ha terminado de despegar del todo, ni ha adaptado sus instituciones a la situación cambiante de la economía, rigidez que ha dificultado o frenado el progreso de la renta per cápita.

En tanto que Rafael Doménech, economista Jefe de BBVA Research, destacó que su desarrollo había estado bastante bien hasta antes de mediados de los ochentas, lo que se detuvo por la crisis cambiaria de 1985 y 1986.

Ello es, explicó, que a pesar de las mejoras en capital humano la inestabilidad macroeconómica, asociada a la crisis y sus efectos, que fueron bastante duraderos, dieron lugar a un cambio permanente en la distancia de producción e ingresos respecto a Estados Unidos.

De ahí, destacó, que con la aplicación de las Reformas Estructurales e institucionales, México registra un importante potencial de crecimiento para llegar incluso a niveles similares de Portugal y por arriba de otros países europeos que cuentan una renta per cápita de 27 por ciento.

Detalló que hoy en día la renta per cápita de México (que surge de considerar el Producto Interno Bruto y la población en edad de trabajar) es de entre 30 y 35 por ciento, una distancia de entre 60 y 65 puntos respecto a Estados Unido y Noruega, y tiene la mayor tasa de ingresos de la OCDE.

Mientras que al compararse con la media de los países de la OCDE, a la que también pertenece México, disminuye considerablemente de entre 20 y 25 puntos, es decir de una diferencia aproximada de entre 40 y 45 puntos.

De ahí, señaló, que México "se encuentra en la cola inferior" de una muestra de 22 países analizados, ya que la inversión realizada no se ha aprovechado totalmente.

Reconoció que ni en el corto ni mediano plazo esta distancia se prevé que desaparezca o reduzca considerablemente con las reformas, ya que hace falta que la población vaya cambiando, y en esto juega un papel importante la inercia demográfica que tiene la población en edad de trabajar.

NOTIMEX