MILENIO DIGITAL | ALEJANDRO MADRIGAL
1 de abril de 2016 / 11:07 a.m.

Papantla.- La comandante Flopy de la Fuerza Civil se adentra por un camino rural con su arma larga, casco, chaleco blindado y equipo, que pesa casi 40 kilos, para tocar en cada una de las casas de la comunidad Gildardo Muñoz, del municipio de Papantla, como parte del operativo de búsqueda de los jóvenes Alberto Uriel Pérez Cruz, Luis Humberto Morales Santiago y Noé Martínez, reportados como desaparecidos por parte de policías municipales y, presuntamente entregados a la delincuencia organizada, el pasado 19 de marzo.

La custodian al menos seis elementos de la policía estatal fuertemente armados, que también arrastran otros tantos kilos de equipo y que traspiran a consecuencia de los 36 grados que se registran en el ambiente. “Estamos preparados para esto y más altas temperaturas”, dice uno de los uniformados.

Por ríos, cerros y laderas sigue la búsqueda de jóvenes en Papantla
En cerros también se intensificó la búsqueda. | FOTO: MILENIO

Al llegar a una pequeña casa con muros de piedra y techo de lámina escuchan la invitación que su comandanta les hace a los inquilinos y de esta manera animarlos a creer en ellos y denunciar de manera ánima al 066 alguna situación que parezca extraña en su comunidad.

“Vengo para informarle del operativo Papantla Seguro y venimos en apoyo de los jóvenes desaparecidos. Si ustedes nos pueden apoyar con alguna denuncia o informe estamos para servirles. Les pedimos el apoyo a ustedes como ciudadanos. Si ustedes cooperan con nosotros podemos hacer acto de presencia y apoyarlos. Gracias”, dice la comandante a una ciudadana que mira con el rabillo de los ojos la ametralladora que carga.

Gildardo Muñoz se ubica cerca del penal de máxima seguridad de Papantla, una obra inconclusa desde el sexenio anterior, y es una de las más de 150 comunidades de Papantla que apenas cuentan con los servicios básicos.

El Grupo de Coordinación Veracruz Seguro, encabezado por la Policía Estatal y Fuerza Civil del Estado, tiene la misión de intensificar la búsqueda y dar con el paradero de estos jóvenes desaparecidos.

Pero los uniformados no están solos, los acompañan decenas de policías a bordo de seis camionetas y vehículo todo terreno blindado, conocido como “Gurkha”, con la misión de adentrarse en caminos rurales, brechas, campos de cultivo de maíz y naranja y hasta en la propia vegetación de Papantla.

Se trata de salvaguardar y proteger a la población y estamos haciendo una búsqueda intensiva de estos tres jóvenes desaparecidos”, dice el comandante Camaleón, al frente del operativo.

Por ríos, cerros y laderas sigue la búsqueda de jóvenes en Papantla
Casa por casa los uniformados realizan inspecciones. | FOTO: MILENIO

Al principio las autoridades habían señalado que Noé había regresado a su casa; sin embargo, ayer funcionarios de la fiscalía admitieron que tampoco saben su paradero, aunque hasta ahora no hay denuncia sobre su desaparición.

Camaleón precisó: “Recorremos cerros, laderas, ríos y otros caminos que consideramos sospechosos. Venimos preparados para hacer este trabajo”.

Por ríos, cerros y laderas sigue la búsqueda de jóvenes en Papantla
Por ríos, cerros y laderas sigue la búsqueda de jóvenes en Papantla | FOTO: MILENIO

Este operativo no solo es para los terrenos rurales. En el centro de la ciudad, policías armados caminan entre los turistas y realizan proximidad con ellos y los habitantes de este municipio para explicarles su labor como parte del operativo Blindaje Papantla.

“Queremos darles la confianza y la seguridad de que nosotros queremos trabajar para ellos. La misión es hacer búsquedas intensivas para localizarlos con vida”, dice Camaleón.

Por ríos, cerros y laderas sigue la búsqueda de jóvenes en Papantla
El municipio donde son buscados se ubica cerca del penal de máxima seguridad de Papantla. | FOTO: MILENIO

La oficina del presidente municipal, Marcos Romero, confirmó que 37 elementos que no aprobaron los exámenes de control y confianza el año pasado fueron liquidados, mientras que los 138 municipales restantes y retenidos el pasado lunes regresaron a sus funciones bajo las órdenes de la Fuerza Civil.

Sin embargo, en calles que conducen a las vías principales de la ciudad, los signos de violencia aún permanecen como un taxi Tsuru incendiado desde el pasado 25 de marzo que fue usado para bloquear los accesos a la cabecera municipal por los cárteles y que aún obstaculiza un carril de la calle Mariano Abasolo.

Para este viernes, usuarios de las rede sociales están convocando a una marcha a las 5 de la tarde, que partirá de la zona conocida como Los Mangos hacia el Gran Mural a la Cultura Totonaca en el Centro.