MILENIO DIGITAL
21 de septiembre de 2016 / 08:33 a.m.

VERACRUZ.- A menos de 24 horas del asesinato de dos sacerdotes en Poza Rica el fiscal de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras comentó que las víctimas convivían con los presuntos criminales y que, al calor de las copas, discutieron y mataron a los sacerdotes.

Bravo aseguró que los asesinos robaron 5 mil pesos de las limosnas y se llevaron los vehículos de ambos párrocos.

Rechazó que el doble asesinato tenga algún vínculo con el crimen organizado.

Señaló que ocurrió por un pleito, “se robaron las limosnas y se llevaron dos vehículos, estamos ya con identidades y en víspera de acudir al juez, el asunto está prácticamente esclarecido, nada más estamos en busca de los objetivos, que son probables autores”.

Bravo dijo que está en constante comunicación con el arzobispo de Xalapa, quien está enterado de la situación.

Entrevistado durante la reunión que sostuvo con Aracely Salcedo, de una organización de familias que buscan a sus desaparecidos en la zona Córdoba-Orizaba, Bravo insistió en que víctimas y criminales se conocían y estaban conviviendo tomando bebidas embriagantes.

Negó incluso que se trate de dos sacerdotes, a pesar de que autoridades eclesiásticas de Veracruz señalan lo contrario.

“Víctimas y victimarios se conocían, estaban conviviendo y estaban libando licor”, declaró.

Dijo que cuentan con declaraciones y testimonios de varias personas que han señalado lo anterior e identificado al menos a un involucrado.