MIRIAM CASTILLO Y JESÚS BADILLO / MILENIO DIGITAL
15 de diciembre de 2015 / 08:54 a.m.

México.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y las fuerzas federales clasificaron 31 municipios de Guerrero como zonas de riesgo, por su incidencia delictiva. Además, las fuerzas de seguridad efectuaron una evaluación en el puerto de Acapulco e identificaron cinco zonas donde se concentran los homicidios.

Los operativos federales se concentraron en Zihuatanejo, Coyuca, Acapulco, Tecpan, Atoyac, Iguala y Cocula, a través de patrullajes a pie y en coordinación con los órdenes de gobierno para acorralar a las bandas y lograr su detención.

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, aseguró que mientras la población no cuente con opciones de ocupación distintas a la siembra y venta de mariguana, las acciones contra la violencia solo serán de contención, pero no resolverán el problema.

Agregó que lo que se necesitan son programas sociales para brindar verdaderas alternativas a la comunidad, al resaltar la ayuda federal. "No me imagino en qué condiciones estaría Guerrero si no tuviéramos la ayuda de la Federación".

En conferencia en la Secretaría de Gobernación, Astudillo manifestó que "la estrategia que se ha implementado es de contención, pero así no se va a resolver el problema. Se va a resolver cuando Guerrero tenga otras opciones de ocupación entre las personas que se dedican a la siembra y venta de mariguana y otras drogas", reiteró.

Para su atención, el Estado se dividió en tres zonas: el Corredor Acapulco-Chilpancingo-Chilapa; el Corredor Costa Grande, que comprende desde Coyuca de Benítez hasta la Unión, y el Corredor Tierra Caliente Norte, en especial los municipios de San Miguel Totolapan, Ajuchitlán del Progreso, Arcelia, Iguala y Teloloapan.

Según los encargados de la seguridad en el Estado, algunas de las acciones son impedir hechos con armas de fuego en la Costera, con lo que se pretende expulsar a la parte alta del municipio a los delincuentes para permitir su identificación y aprehensión.

En el caso de Chilapa, el refuerzo de la seguridad está encaminado a evitar hechos de violencia, para que los grupos de civiles armados no tomen como pretexto la inseguridad para ingresar a la cabecera municipal.

Para el Corredor de Costa Grande, las acciones se enfocan en impedir hechos con armas, persecuciones y enfrentamientos entre los grupos delincuenciales; esa área es considerada como la más violenta de la zona.

Por último, en la región de Tierra Caliente, se mantendrán desplegadas 15 bases de operaciones móviles, 35 de operaciones fijas y nueve puestos militares de seguridad.

En total, para contrarrestar la violencia se destinaron mil 871 elementos de la Sedena, 957 policías federales y cuatro de la procuraduría estatal.

Incrementan extorsiones

A pesar del despliegue, el comandante de la novena región militar de Acapulco, Alejandro Saavedra, admitió que la delincuencia organizada ha incrementado sus acciones de extorsión contra los presidentes municipales, con lo que aún se requieren operaciones de inteligencia para abatir las amenazas del crimen organizado.

En contraste, las autoridades federales aseguran que se erradicó la violencia en la franja de la Costera, y con ello se ha creado un ambiente de seguridad para los turistas del puerto de Acapulco.

Incluso se ha logrado un incremento en la ocupación hotelera, mayor a la del año pasado, ya que se alcanzó 92 por ciento.

De acuerdo con el mapa de las zonas de homicidios, la concentración de los casos está fuera de la franja hotelera y se distribuyen en cinco colonias de la parte más alejada a la zona de Acapulco.

Colonias como Ampliación, Generación Dos Mil, Carabalí, Loma Larga y Ampliación Libertad están catalogadas como de riesgo, debido a la incidencia de los asesinatos.

Respecto al perfil de las personas asesinadas, el gobernador remarcó que en su mayoría se trata de quienes han tenido alguna relación con asuntos de narcotráfico.

"Lo he declarado y lo reitero, efectivamente hay confrontaciones, hay personas asesinadas, pero voy a tratar de ser muy cuidadoso en mis palabras. Encontramos que los asesinatos que se dan están ligados principalmente a personas que están relacionadas con actividades del narcotráfico", expresó.

Una más de las acciones que se destacaron y en las que Astudillo puso énfasis fue la destrucción de campos de amapola para trastocar los sistemas financieros de los cárteles y poder tener un mayor impacto contra el combate al tráfico de drogas.