30 de noviembre de 2014 / 10:09 p.m.

Ciudad de México.- Los detenidos por los hechos violentos en el Zócalo tras la marcha del 20 de noviembre dijeron que temieron por su vida, pero aseguraron que seguirán manifestándose para pedir la aparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

"El trato fue denigrante, nos dijeron que nos iban a desaparecer, nos torturaron psicológicamente", comentó Atzín Andrade.

"Después de que me golpearon, me llevaron a un costado de Palacio Nacional, me amenazaron y volvieron a golpearme. Pensé que me iban a desaparecer", narró Liliana Garduño.

Coincidieron en que fueron detenidos por elementos de la Policía Federal, golpeados, obligados a declarar y a firmar documentos que no les dejaron leer.

Denunciaron además que en ningún momento se les informó el motivo de su detención y no se les permitió en la SEIDO hacer una llamada hasta que no aceptaran someterse a las pruebas de sangre y orina, además de dejarse tomar fotos, sus huellas digitales y declarar.

"Una ministerial me dijo que se me estaba acusando de terrorismo y que si declaraba me quitaban ciertos cargos, pero yo me seguí negando", dijo Tania Damián.

Los hoy liberados dieron conferencia de prensa en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, en la que agradecieron a la gente que estuvo luchando por su liberación y aseguraron que seguirán movilizándose. Pidieron a los ciudadanos que "despierten ya". La mayoría dijo que participarán en la manifestación de mañana para exigir la aparición de los normalistas desaparecidos.

Por su parte, los abogados de los detenidos aseguraron que platicarán con ellos para saber si emprenderán alguna acción legal contra el gobierno. También pidieron a las personas que salen a las calles a manifestarse no caer en las provocaciones de la policía las cuales solo buscan intimidar la lucha social.

Los 11 detenidos, ocho hombres y tres mujeres, fueron liberados ayer, luego de que un juez determinó que las declaraciones y pruebas presentadas en su contra por la PGR eran "inverosímiles, inconsistentes e ilógicas". Las acusaciones por motín, asociación delictuosa no fueron acreditadas y el cargo por tentativa de homicidio fue reclasificado como lesiones, delito no grave.

FOTO: Especial

MILENIO DIGITAL