CÉSAR BARBOZA | MILENIO DIGITAL
20 de agosto de 2015 / 10:03 a.m.

México.- La Secretaría de Hacienda y Crédito Público negoció un programa de coberturas para blindar todo el ingreso petrolero del gobierno federal en 2016, pero por segundo año consecutivo deja a Petróleos Mexicanos fuera de un esquema en el que el gobierno pagará más por asegurar un menor ingreso por el hidrocarburo de exportación.

En un comunicado, Hacienda informó que logró contratar coberturas que garantizan un precio de 49 dólares por barril para el presupuesto de 2016. Eso es inferior en 36 por ciento a los 76.4 dólares por barril que logró asegurar al contratar las coberturas de 2015. Para obtener las coberturas de 2016, el gobierno pagará 17 mil 503 millones de pesos, 40 por ciento más que los 10 mil 467 millones que desembolsó el año pasado.

Pemex quedó fuera del programa de coberturas de la misma manera en que el titular de Hacienda, Luis Videgaray reconoció en enero de este año, en una conferencia de prensa sobre las perspectivas económicas 2015-2016.

"Las coberturas petroleras cubren al cien por ciento los ingresos del gobierno federal", dijo el funcionario. "Debo destacar que esto no incluye a Petróleos Mexicanos". Para 2016, Hacienda dijo que con la cobertura alcanzada "protege los ingresos petroleros del gobierno federal para 2016 contra reducciones en el precio del crudo".

Pese a que el gobierno federal blindó su ingreso petrolero en 49 dólares por barril —un precio superior a la cotización actual de 38.15 dólares—, este precio es inferior a lo planteado en los Precriterios de Política Económica que emitió Hacienda en marzo pasado, de 55 dólares, dijo José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

"Ese precio tendrá repercusiones en el presupuesto del próximo año, que incluye la capacidad de inversión de Pemex. Por lo tanto, el gobierno dependerá aún más de la inversión privada de la reforma energética", indicó.

El académico recordó que en este primer año de la reforma energética la inversión privada no llegó al ritmo esperado y, por lo tanto, nunca se concretó una reposición de la producción petrolera del país.

Asimismo, alertó sobre carácter inmediatista de la medida de protección que representan las coberturas, que solo compensan un ingreso en caso de que el barril de la mezcla mexicana de petróleo se cotice por debajo de 49 dólares.

"Las coberturas solo garantizan el flujo financiero (de Hacienda) en el corto plazo, financieramente no garantiza que se tenga una mejora en la capacidad productiva del sector energético nacional y, por lo tanto, se deben revisar medidas contingentes para garantizar una mayor producción petrolera en el largo plazo", agregó De la Cruz.

Hacienda realizó 44 operaciones en los mercados de derivados internacionales, y en total se cubrieron 212 millones de barriles, que representan la exposición los ingresos petroleros del gobierno federal a la fluctuación del precio del crudo en 2016. El precio observado hoy para la mezcla mexicana de exportación es de 38.15 dólares por barril, precisó Hacienda.

El año pasado, el gobierno logró asegurar con estas coberturas un precio por barril de 76.4 dólares para la producción petrolera de 2015, con lo que espera cubrir el creciente déficit presupuestal registrado por la caída en los precios, que ocasionó el desplome de casi 40 por ciento de este ingreso.

Hacienda tuvo que implementar en 2015 un recorte por 124 mil millones de pesos para balancear el presupuesto federal. En 2016 espera ampliar el recorte presupuestal a 135 mil millones, además de presentar un presupuesto base cero del gasto público.

Pemex fue una de las instancias más afectadas por el recorte, ya que se ajustó su presupuesto 62 mil millones de pesos.

José Luis de la Cruz explicó que Pemex tiene que continuar transformando su estructura para aumentar su eficiencia y reducir costos, y el gobierno federal tiene que reducir la carga fiscal de la petrolera mexicana, para otorgarle una mayor capacidad de gestión y no disminuir su productividad en este entorno de precios bajos.

"De no hacerlo, el año que entra Pemex enfrentará mayores reducciones financieras, lo que disminuirá su capacidad de competir en un sector energético abierto a la inversión privada".