MILENIO DIGITAL
28 de marzo de 2017 / 09:07 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Los estadounidenses reconocen que tienen “debilidades” y en materia de seguridad “no pueden” sin la ayuda de México, dijo el titular de la Procuraduría General de la República, Raúl Cervantes Andrade, por lo que es necesario reforzar los lazos entre ambas naciones.

Cervantes se reunió la semana pasada en Washington con su homólogo estadunidense, Jefferson B. Sessions, y con el secretario del Departamento de Seguridad Interna, John Kelly, quienes admitieron que es vital la ayuda de México en “todos los temas”, pese a la compleja relación que hay por la política del presidente Donald Trump.

La apuesta de México, mencionó Cervantes, es tener una mejor relación con EU, reconociendo el tema de la migración, de nuestros paisanos, el tema económico y el de seguridad.

“…(Los funcionarios estadunidenses) fueron respetuosos, reconocieron las debilidades que tiene Estados Unidos con respecto a esta materia (de seguridad), reconocieron que con México se necesita hacer mucho más”, expresó el procurador.

En entrevista con Carlos Marín para El asalto a la razón, en MILENIO Televisión, que comenzó a transmitir ayer la primera de tres partes, el funcionario federal también se refirió a los mil 600 millones de dólares que hasta la fecha ha donado EU a México como parte de la Iniciativa Mérida.

Dichos recursos, aseguró, no son un “regalo” para el país, sino un reconocimiento de “la responsabilidad que les corresponde” a los estadunidenses por el fenómeno delictivo en la región.

El titular de la PGR mencionó que EU enfrenta un problema de salud pública, porque hay más muertes de jóvenes por la mezcla que hacen de heroína con el narcótico de fentanilo; el número de decesos, apuntó, supera al de víctimas por accidentes automovilísticos.

“...están muy preocupados (en EU), reconocen que en el tema de la demanda no han sido suficientemente efectivos y que sin atacar la demanda no se puede pedir a otros países (apoyo), pedir lo que hemos venido haciendo: enfrentándonos a la delincuencia organizada en México y en Centroamérica”, señaló.

Hace tres semanas, narró Cervantes, recibió una llamada de su contraparte, Jefferson B. Sessions, para reunirse y atender los temas que competen a las dos naciones, y que sin colaboración, enfatizó, tampoco le conviene a México.

Cervantes explicó que durante el encuentro se habló de inmigración, fenómeno que ha cambiado, porque 90 por ciento de los que buscan llegar a suelo estadunidense son de Centroamérica y en algunos casos de Sudamérica, y 10 por ciento son mexicanos.

“Y nos reconocen (en EU) que sin la actividades que México hace en el sureste y dentro del país para repatriar a centroamericanos, respetando sus derechos humanos, EU tendría menos eficacia para ser más efectivos en el tema de seguridad de su frontera”, agregó el procurador.

El funcionario subrayó la necesidad del intercambio de información: “Estamos atacando ahorita el tema de lavado de dinero, el de corrupción, debe ser un elemento sustancial para nosotros. Por ejemplo, traemos el acuerdo, ahora sí, de compartir activos de los delincuentes, tanto de corrupción como del crimen organizado como de lavado de dinero que se encuentren en su país como en el nuestro”.

México, relató el procurador, ha atendido casos específicos a petición de EU; han pedido investigar e información sobre temas relacionados con terrorismo.

“...Sí para estos temas (del terrorismo) y otros más; se (les) informa, colaboramos con ellos todo el tiempo, ha habido un reconocimiento por parte del procurador (Sessions) y por (parte del) general Kelly, en específico de la colaboración y efectividad que ha manejado la PGR representando al gabinete de seguridad.

“Sí hay un reconocimiento a la efectividad de México, y sobre todo a la necesidad, y yo subrayaría a la necesidad que tiene EU de entender una relación tan profunda, tan compleja y al mismo tiempo de larga historia, pero que tiene mucho más futuro”.