milenio digital/rubén mosso
21 de julio de 2015 / 08:04 a.m.

México.- Los sensores de movimiento instalados en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, estuvieron apagados durante varios días, situación que aprovechó el capo Joaquín El Chapo Guzmán para fugarse, revelaron funcionarios del gobierno federal.

Indicaron que la Procuraduría General de la República (PGR) descubrió que los sensores que tiene el centro penitenciario dejaron de ser utilizados debido a los trabajos que se comenzaron a realizar en el Sistema Cuztamala, en la zona de Almoloya de Juárez.

Al respecto, autoridades de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) informaron que el organismo realizó trabajos de mantenimiento en las inmediaciones del penal del Altiplano una semana antes de que se diera la evasión de Joaquín Guzmán.

En tanto, funcionarios del gobierno federal aseguraron que durante el transcurso de las obras de la Conagua, los sensores de movimiento instalados en la prisión empezaron a emitir señales de alerta de manera continúa.