MILENIO DIGITAL
22 de junio de 2017 / 05:14 p.m.

MÉXICO.- El presidente Enrique Peña Nieto condenó que se acuse a su Gobierno de utilizar tecnología para espiar a periodistas, activistas y defensores de derechos humanos, y subrayó que ninguna de las víctimas puede demostrar haber sido afectada por este tipo de intervención.

"Resulta muy fácil señalar y apuntar al gobierno como alguien que espía, nada más falso, porque ninguna de las personas que se siente agraviada puede demostrar que estas intervenciones hayan afectado su vida", dijo Peña.

"Somos una sociedad (en) que las más de las veces nos sentimos espiados. Yo mismo, como presidente de la República, a veces recibo mensajes cuya fuente u origen desconozco. Procuro, en todo caso, ser cuidadoso de lo que hablo telefónicamente. No faltará que alguien exhiba alguna conversación mía, ya ha ocurrido, ya ha pasado, pero nada más falso y nada más fácil que culpar a un gobierno", abundó.

Durante la inauguración de un parque industrial en Lagos de Moreno, Jalisco, reconoció que el Gobierno sí tiene recursos de inteligencia y tecnológicos, pero insistió en que sólo se usan para mantener las condiciones de seguridad en el país.

"Este Gobierno rechaza cualquier tipo de intervención en la vida privada de cualquier ciudadano. Toda la tecnología que tiene el gobierno es para mantener la seguridad interna del país y para combatir el crimen organizado", aseguró.

Informó que dio instrucciones a la Procuraduría General de la República para "primero determinar si tienen sustento estas afirmaciones" y "para determinar el origen y la fuente de las afirmaciones y señalamientos".

Sin embargo, reiteró que su gobierno es "democrático", que "respeta y tolera las voces críticas" e incluso agregó que "ha quedado acreditado" que su administración reconoce a la crítica como una buena retroalimentación que enriquece la actuación de servidores públicos e instituciones.

Finalmente, el presidente Peña Nieto condenó "cualquier intervención en la vida privada" de los ciudadanos.


dat