MILENIO DIGITAL 
2 de enero de 2017 / 03:52 p.m.

MÉXICO.- Hasta el 9 de diciembre de 2016 ninguno de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores del Estado (CNTE) que dejaron de impartir clases en Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas fue despedido, lo cual contradice las 25 advertencias que realizó el secretario de Educación, Aurelio Nuño, sobre el cese de docentes a lo largo del año por ausentarse de las aulas.

De acuerdo con un informe de la Secretaría de Educación Pública (SEP) —entregado a MILENIO vía transparencia—, las autoridades señalan que "después de realizar una búsqueda exhaustiva en los registros del el Sistema de Administración de la Nómina Educativa, la Dirección General de Presupuesto y Recursos Financieros no recibió ninguna solicitud de bajas por acumulación de faltas por parte de las autoridades educativas locales, en su calidad de patrones".

Lo anterior dista mucho de las cifras que anunció a lo largo del año el titular de la SEP sobre el cese de docentes que participaron en distintos paros de labores; en total, según las cuentas de la dependencia, 3 mil 688 profesores se ausentaron de las aulas.

El pasado 19 de mayo el secretario de Educación anunció el despido de más de 3 mil profesores de Oaxaca, Guerrero y Michoacán, por tener más de tres faltas consecutivas. En esa oportunidad el funcionario dijo: "Con relación a la cifra de cuántos docentes han sido dados de baja por haber acumulado más de tres faltas, derivado de esta convocatoria de paro ilegal por algunos líderes de la coordinadora, es de 3 mil 119 maestros de Guerrero, Michoacán y Oaxaca, quienes serán dados de baja conforme a la ley".

Sin embargo, el discurso no cuadra con los números. Desde esa fecha hasta el 9 de diciembre pasaron 204 días naturales y ninguno de ellos aparece en los registros entregados por la SEP a MILENIO.

Los documentos de la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente (Cnsod) y de la Dirección General de Presupuesto y Recursos Financieros (DGPyRF) de la SEP revelan que desde 2015 y hasta el 9 de diciembre pasado solo 655 trabajadores de la educación han sido despedidos. Todos éstos por no ir a las evaluaciones diagnósticas y de desempeño. Ninguno por faltista.

Los ceses brillan por su ausencia, pero los descuentos económicos fueron el mayor castigo que la SEP otorgó a los maestros que dejaron de asistir uno o dos días a las aulas. En total más de 70 mil sanciones salariales.

La dependencia explicó en agosto pasado que el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (Ieepo) aplicó 28 mil descuentos a maestros y trabajadores de la educación que se ausentaron de sus labores; mientras que en Michoacán la SEP realizó 6 mil 285 reducciones salariales y en Chiapas se llegará hasta los 41 mil descuentos para la primera quincena de septiembre pasado.