MILENIO DIGITAL
16 de noviembre de 2017 / 10:00 a.m.

CHIAHUAHUA.- Desde hace una semana, al menos ocho comunidades en cinco municipios de la zona serrana de Chihuahua no cuentan con servicios médicos.

El hospital comunitario y más de una decena de centros de salud cerraron por temor al crimen organizado que azota la región; dos grupos delictivos se disputan la plaza y en semanas recientes la violencia se ha recrudecido.

Los constantes enfrentamientos también han provocado que estas bandas delincuenciales se lleven a la fuerza a doctores para atender a sicarios heridos, situación recurrente y hasta añeja en la Sierra, según recuerdan pobladores de esta zona, e incluso los propios médicos.

La última balacera se desató la madrugada del miércoles 8 de noviembre aquí, en el municipio de Gómez Farías. Luego del intercambio de disparos, uno de los comandos prendió fuego a un par de vehículos y enseguida se dirigió al centro de la ciudad, donde incendió al menos cuatro viviendas que la fiscalía del estado identificó como casas de seguridad y narcotienditas.

Los sicarios no habían terminado todavía: encapuchados y portando armas largas, irrumpieron en las casas de tres pobladores y se los llevaron. Al huir dispararon contra las viviendas y vehículos, relatan familiares de los desaparecidos.

Una de las personas que se llevaron fue el doctor Blas Juan Godínez Loya, director desde hace 16 años del hospital comunitario de Gómez Farías, el más importante de la zona y que atiende a pobladores de cuatro municipios.

Un día después, este nosocomio cerró porque “no podía garantizar la seguridad de su personal”. Los centros de salud del municipio tampoco abrieron.

Cabeceras municipales y localidades en Ignacio Zaragoza, Namiquipa, Madera y Bachíniva también cerraron.

Los doctores de la región serrana de Chihuahua contabilizan, además del hospital comunitario, 16 centros de salud sin actividades. El gobierno estatal, a través de la Secretaría de Salud, reconoce el cierre de 11 y asegura que “en los próximos días” enviará a esas comunidades unidades médicas móviles que estarán resguardadas por la Fiscalía estatal.

Pero ese no es el único problema. En Gómez Farías fueron retirados los cuatro pasantes que se encontraban en el municipio realizando su servicio social. Doce residentes también se fueron ya.

El gobernador panista, Javier Corral, ofreció un nuevo proyecto que garantice la seguridad y mejore el salario de los doctores asignados a estos municipios.

mmr