MAYTE VILLASANA
11 de septiembre de 2017 / 10:28 p.m.

JUCHITÁN.- Juchitán y Santiago Matatlán son dos municipios de los 570 de Oaxaca que comparten las mismas costumbres y tradiciones, pero que están divididos entre la abundancia y la carencia.

El primero está ajeno a la catástrofe por el sismo de 8.2 grados que dejó cientos de muertos y miles de damnificados. Su principal actividad económica es la siembra de maguey, por lo tanto la fabricación de mezcal es el común denominador.

Los pobladores aseguran que las ventas no disminuyeron, al contrario, con el paso de la ayuda a los damnificados, los productos tuvieron mayor demanda.

"No hemos dejado de vender. No sé cuánto ha incrementado, pero vamos mejorando las ventas. Hay mucha gente que llega, aquí es la pasada. Tenemos el mejor mezcal", aseguró Edna Reyes, quien se dedica a la elaboración y venta del producto.

Del otro lado del estado, en la zona sur, se encuentra la zona del desastre. La diferencia con el primer municipio es de 230 kilómetros. Ahí no abundan las ventas ni el mezcal, ahí sobran las bocas que claman alimento y bebidas, ahí lo que carece el agua.

Aunque en la zona que continúa con actividad económica, quisiera ayudar a los ciudadanos afofados, no hay manera, no hay centros de acopio, contrario a lo que declaró el gobernador Alejandro Murat Hinojosa.

Ambos municipios se conectan mediante la Carretera Cristóbal Colón también conocida como Carretera Internacional 190, el paso de vehículos y transporte de carga pesada que se dirigen con toneladas de víveres, que siguen siendo insuficientes.


pjt