MILENIO DIGITAL
2 de enero de 2017 / 03:23 p.m.

MÉXICO.- A partir de ayer, 1 de enero, la tarifa eléctrica para el sector industrial aumentó entre 3.2 y 4.5 por ciento en la zona centro del país, la comercial subió en un nivel similar y la de uso doméstico de alto consumo (tarifa DAC) se elevó 2.4 por ciento en comparación con diciembre de 2016.

Las tarifas domésticas de bajo consumo se mantienen; éstas no presentan ningún cambio desde diciembre de 2015, y de acuerdo con de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), 99 por ciento de los hogares se ubica en esta tarifa.

Según datos publicados en el portal de la CFE, la tarifa de alta tensión del sector industrial (zona central) en horario punta para este primer mes del año es de 1.7724 pesos por kilovatio por hora, 2.9 por ciento más que en diciembre pasado y 33.6 por ciento más respecto a enero de 2016.

Aunque este segmento solo representa alrededor de 0.80 por ciento de sus clientes, las ventas representan más de 55 por ciento de sus ingresos totales. Cabe destacar que el sector industrial hila siete meses con tarifas al alza, pues en julio pasado rompió su racha de 18 meses consecutivos de disminuciones interanuales.

Por su parte, las tarifas del sector comercial registran un incremento entre 2.6 y 3.4 por ciento.

La tarifas domésticas de alto consumo para enero son de 4.156 pesos por kilovatio hora, 2.4 por ciento mayor a los 4.050 pesos del mes pasado.

Estos dos últimos segmentos, también han reportado incrementos mensuales constantes desde julio del año pasado.

La eléctrica ha explicado que estos aumentos en las tarifas están relacionados con precios más altos de los hidrocarburos que utiliza para sus procesos de generación como el gas natural.

Estos precios son los utilizados en la fórmula determinada por la Secretaría de Hacienda para calcular las tarifas eléctricas.

A pesar de este marcado incremento en el precio del gas natural, la CFE defiende el uso de éste, pues sigue siendo cerca de 40 por ciento más barato y menos contaminante que el combustóleo.

La empresa productiva del Estado en el último año ha reiterado que mantendrá su estrategia de sustituir progresivamente su consumo de combustóleo y diésel, por fuentes de energía de menor costo y más amigables con el medio ambiente, como el gas natural y la energía hidroeléctrica.