MILENIO DIGITAL | ANGÉLICA FERRER
11 de agosto de 2015 / 12:39 p.m.

Ciudad de México.- Angélica López llegó el 31 de diciembre al Distrito Federal con nuevos proyectos en la mente, luego de que el sueño de estudiar danza en Colombia no se concretó. Lo primero era celebrar el Año Nuevo con su familia, pero no pudo hacerlo porque fue detenida en el aeropuerto, supuestamente por transportar droga en su maleta.

A la joven bailarina de 21 años, presuntamente le encontraron tres kilos de droga en su maleta.

Ella asegura que los agentes aduanales le sembraron la droga. Ocho meses después sigue presa, acusada de tráfico de drogas y delincuencia organizada.

                         El viaje y la detención

Angie, como le dicen de cariño, viajó el 25 de diciembre a Colombia donde hizo un casting para ingresar a una escuela de danza folclórica pero no fue seleccionada.

El 31 de diciembre, la estudiante de tercer semestre de la carrera de Danza Contemporánea en el INBA tomó un vuelo de la aerolínea Avianca con destino a la Ciudad de México.

En el aeropuerto de Bogotá, los agentes aduanales revisaron los compartimientos de su maleta y sacaron su ropa. Al corroborar que no llevaba drogas ni armas, dejaron que abordara el avión.

"Llegó aquí al DF a las 11 horas y la maleta se tardó en salir, fue la última. En cuanto ella tomó su equipaje, los policías la agarraron; a ella se la llevaron a un cuarto y la maleta a otro cuarto. Ahí, la pusieron de espaldas contra la pared y le dijeron que no volteara hacia la maleta. Ahí, los policías la rompieron y le dijeron que traía tres kilos de cocaína", cuenta su padre Jorge López.

El sueño de Angélica era bailar en Colombia, pero le sembraron droga y da clases en el penal

Asustada y preocupada, llamó a su novio para avisarle lo que había ocurrido. En ese instante, el joven se comunicó con la familia de la bailarina y ellos contactaron a un abogado.

"En la SEIDO estuvo esposada y contra la pared durante mucho tiempo hasta que le permitieron sentarse. El día 1 de enero en la tarde, una señorita de la PGR nos dijo que le tomaría la declaración. Una hora después regresó para decirnos que nuestra hija había sido trasladada al penal de Tepic y que no nos permitían verla porque no tenían tiempo", narra López.

Durante dos meses, la familia de Angie no tuvo ningún contacto con ella, ya que la tenían incomunicada. A mediados de marzo, pudo recibir la visita de su madre y su papá pudo verla hasta que fue trasladada al penal de Santa Martha Acatitla, el 16 de abril.

Mientras los meses pasaban, su abogado les decía que tenían que esperar que pasara algo... pero ese "algo" aún no ha llegado.

                           La vida en la cárcel

Angie es una chica muy alegre, extrovertida y sociable, a la que siempre le ha gustado "echar el relajo sano" pero, al ser detenida, estaba muy angustiada y preocupada, dice su padre.

El 20 de abril, día de su cumpleaños, su familia la visitó en el penal. Como regalo, sus hermanas elaboraron cartulinas con mensajes de apoyo, compraron un pastel y le cocinaron pozole, su platillo favorito.

Actualmente, Angélica da clases de danza a sus compañeras en el penal de Santa Martha y forma parte del elenco de la obra Don Quijote: Un grito de Libertad, dirigida por Arturo Morell.