9 de febrero de 2015 / 02:32 p.m.

BAGDAD.- Un suicida detonó un chaleco cargado de explosivos en una concurrida plaza de Bagdad llena de viajeros en hora punta el lunes por la mañana, matando al menos a 22 personas e hiriendo a varias docenas más, dijeron funcionarios iraquíes.

El atentado tuvo lugar en la Plaza Adan, ubicada en una zona de mayoría chií de la capital iraquí, y parece ser el último de una serie de ataques casi diarios perpetrados por extremistas suníes contra la mayoría chií del país.

Un agente de policía proporcionó la cifra de víctimas mortales y añadió que otras 45 personas resultaron heridas.

Horas después del ataque, otra bomba estalló en una zona comercial en el suburbio de Huseiniyá, al noreste de la capital, matando a cuatro civiles e hiriendo a nueve más, dijo otro agente.

Dos funcionarios sanitarios confirmaron el número de fallecidos. Todos los responsables hablaron bajo condición de anonimato, ya que no estaban autorizados a informar a medios de comunicación.

Los dos atentados se producen dos días después de que el primer ministro, Haider al-Abadi, levantase un toque de queda entre medianoche y las 5:00 horas en la capital, que había estado vigente con distintas fórmulas desde 2004, cuando Irak se vio atrapado en la violencia tras la invasión liderada por Estados Unidos un año antes.

EL gobierno ha luchado por imponer la seguridad en el país tras la retirada de las tropas estadounidenses en 2011. El pasado verano boreal, el grupo extremista Estado Islámico, que ha reivindicado varios ataques anteriores dentro y alrededor de la capital, protagonizó una ofensiva en un tercio del país, territorios de ahora controla. La milicia radical tomó además la segunda ciudad del país, Mosul.

Una coalición liderada por Estados Unidos lleva a cabo bombardeos aéreos contra posiciones del grupo desde agosto.

FOTO: Especial