27 de octubre de 2014 / 07:43 p.m.

Oaxaca.- Profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y estudiantes normalistas realizaron la toma de caseta de la autopista Oaxaca-México para sumarse a la jornada de lucha para que aparezcan con vida los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero el pasado 26 de septiembre.

Los inconformes se apoderaron de la caseta ubicada en el tramo San Pablo Huitzo,  donde realizan labores de boteo y volanteo.

En la manifestación, los docentes exigen justicia y advierten que el atentado y desaparición de los normalistas fue perpetrado por el Estado Mexicano como parte de una estrategia para silenciar las inconformidades y criminalizar la protesta social.

El grupo informó que trasladaron brigadas al estado de Guerrero para apoyar las protestas de sus compañeros de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

Ayer, en compañía de activistas, los maestros y normalistas realizaron una caravana con ciclistas y automóviles del municipio de Tlacolula de Matamoros a la Ciudad de Oaxaca para apoyar a los padres del estudiante oaxaqueño Cristian García Garnica, quien se encuentra en la lista de desaparecidos de Iguala.

El oaxaqueño había ingresado a la Normal de Ayotzinapa y el boteo en Iguala era su primera movilización. 

Los padres de Cristian García agradecieron  la solidaridad de las organizaciones que han apoyado la búsqueda de su hijo, cuyo paradero se desconoce.

Los familiares tiene fe de que el normalista este vivo, a pesar de que las autoridades les han pedido las pruebas de ADN para establecer si se encuentra entre los cadáveres que han sido hallados en diversas fosas clandestinas localizada por las fuerzas federales de seguridad en las inmediaciones de Iguala Guerrero.

PROTESTAS PARA RECORDAR CRIMEN DE BRAD WILL

En tanto en el municipio de Santa Lucia del Camino, se realizo una protesta callejera que incluyo la toma de calles, para recordar el asesinato del camarógrafo estadounidense Brad Will, a 8 años de su crimen, ocurrido durante la revuelta social del 2006.

Los protagonistas de la manifestación, organizaciones ligadas con la desaparecida Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), reprochan la tesis judicial resuelta por la Procuraduría General de Justicia de Oaxaca (PGJO) que sostiene que se trato de un solo tirador, quien ya se encuentra detenido y a punto de ser sentenciado.

FOTO: Milenio Digital

ÓSCAR RODRÍGUEZ/MILENIO DIGITAL