MILENIO DIGITAL
13 de enero de 2017 / 10:14 a.m.

MÉXICO.- Con la muerte de Joaquín Hernández Sifuentes suman 16 los sacerdotes que han sido asesinados en lo que va del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

En 2016, México fue considerado, por séptimo año consecutivo, el primer lugar en crímenes de odio contra sacerdotes, religiosos y laicos de América Latina.

A continuación te presentamos el recuento:

2017
Joaquín Hernández Sifuentes, a quien reportaron como desaparecido desde el 3 de enero, fue encontrado muerto en el municipio de Parras de la Fuente el 12 de enero.

2016
Alejo Nabor Jiménez Juárez y José Alfredo Juárez de la Cruz fueron secuestrados y asesinados entre el 18 y 19 de septiembre en Poza Rica, Veracruz, los cuerpos presentaban signos de tortura y heridas de bala.

José Alfredo López Guillén fue encontrado sin vida el 24 de septiembre, cinco días después de haber sido levantado de su parroquia, en un paraje de la carretera Puruándiro-Zináparo, en Michoacán.

2015
Francisco Javier Gutiérrez Díaz, de la Confraternidad de los Operarios del Reino de Cristo (CORC), fue encontrado muerto el 7 de abril con impactos de bala en la cabeza, en un camino de terracería en el término municipal de Salvatierra, Guanajuato.

Israel Garrido Omaña de 44 años, perteneciente a la comunidad de San Antonio Abad, recibió cinco balazos el 13 de noviembre en el municipio de Cuautitlán Izcalli, Estado de México. Fue hospitalizado y murió el 23 de diciembre.

2014
John Ssenyondo de origen Ugandés, quien trabajaba en la Diócesis de Chilpancingo- Chilapa, fue secuestrado en el poblado de Nejada el 30 de abril. Encontraron su cuerpo en una fosa común el 28 de octubre en la comunidad de Cocula, Guerrero.

José Ascención Acuña Osorio, de 37 años de edad, fue secuestrado el 21 de septiembre y dos días después encontraron su cuerpo en el río Balsas del municipio San Miguel Totolapan, Guerrero.

Rolando Martínez Lara, párroco del templo de Santa María de Guadalupe, murió en la parroquia durante un robo la madrugada del 19 de febrero en Jilotepec, Estado de México.

Gregorio López Gorostieta fue encontrado el 25 de diciembre muerto por asfixia y con una herida de bala, en el Seminario Mayor La Asunción ubicado a las afuera de Ciudad Altamirano, Guerrero.


2013
José Flores Preciado fue golpeado de gravedad, el 5 de febrero, durante un robo en el templo de Cristo Rey, en Colima; murió en el hospital.

Ignacio Cortez Álvarez fue asesinado el 22 de julio durante un intento de robo en la parroquia María Auxiliadora, Baja California.

Hipólito Villalobos Lima, de 45 años, y Nicolás De la Cruz Martínez, de 31, fueron encontrados sin vida el 29 de noviembre en la Parroquia de San Cristóbal, en Veracruz.

Joel Román Salazar, de la Diócesis de Ciudad Altamirano, Guerrero, murió el 10 de diciembre al caer por un barranco en su automóvil, las autoridades reportaron que el accidente fue provocado.

2012
Víctor Manuel Diosdado Ríos, Diócesis de Apatzingán, fue encontrado sin vida el 7 de junio.