MIRIAM CASTILLO | milenio digital
17 de marzo de 2015 / 11:52 a.m.

México, D.F.- El rezago tecnológico ha sido una de las mayores trabas para la modernización de los gobiernos municipales. A pesar de que una de las metas de la administración de Enrique Peña Nieto es acercar los servicios gubernamentales a través de las tecnologías de la información, en los hechos el fenómeno sucede poco.

En la práctica, una de cada 10 alcaldías del país no cuenta ni con teléfono, 30 por ciento del total no tiene servicios de Internet y sólo cuatro de cada 10 tienen un sitio web desde donde se pueden realizar trámites y consultar los servicios que brindan las dependencias.

Otra de las metas del gobierno federal es crear una base de datos desde donde se logre tener digitalizados los servicios, accesos e información de los gobiernos. Incluso se lanzó la campaña Estrategia Digital Nacional.

Sin embargo, las condiciones tecnológicas en México a escala nacional contribuyen poco para una digitalización de los procesos. De acuerdo con cifras del Diagnóstico de Desarrollo Institucional Municipal de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el número de computadoras por cada empleado de gobierno está lejos de las metas que se buscan para un buen cambio digital.

Esperan que haya al menos una computadora por cada dos empleados de gobierno, pues a escala nacional hay un equipo por cada cinco trabajadores.

El caso de Tamaulipas es peculiar, pues de acuerdo con cifras del Diagnóstico de Desarrollo Institucional Municipal de la Auditoría Superior de la Federación, en las oficinas de las alcaldías, apenas alcanza una computadora para 10 o 11 personas en promedio.

En el municipio de San Nicolás, de esta entidad, los rezagos son mayores y 150 trabajadores sólo cuentan con dos computadoras.

En tanto, en Jiménez y Cruillas hay sólo una computadora para 28 empleados, mientras que para Camargo, Tula y Tampico entre tres y seis personas comparten un equipo.

En promedio general, 8.7 por ciento de los municipios tiene una computadora para cada dos empleados, 33 por ciento una para cada cinco y 54 por ciento tiene una para seis o más.

Los valores varían en cada estado. En Puebla, Guanajuato, Aguascalientes y Querétaro hay una computadora por cada tres empleados de gobierno.

En Yucatán, Sinaloa, Oaxaca, Campeche y Chiapas hay 7 y 8 empleados por computadora, mientras que en el Estado de México, Colima, Durango y Nayarit el promedio de empleados es de seis por equipo.

Destacan casos como el de Acatlán de Pérez Figueroa, en Oaxaca, donde hay un equipo para 40 empleados.

Alcaldía de Tampico
En la alcaldía de Tampico, entre tres y seis trabajadores comparten una computadora. | ESPECIAL

Según el diagnóstico, que no haya infraestructura suficiente para brindar acceso a las redes y a los servicios digitales, retrasa el desempeño de los municipios, sus servicios se hacen deficientes y la calidad de estos se refleja en las poblaciones que pierden capacidad de modernización y captación de empleos.

Los municipios en el último año han invertido poco en la adquisición de equipo de cómputo y programas para el trabajo. Además no han echado mano de las facilidades federales que hay para hacerse de mayores recursos.

Por ejemplo, la Ley de Coordinación Fiscal establece que los municipios pueden utilizar hasta 2 por ciento de sus recursos para firmar convenios con la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y los gobiernos estatales para impulsar el desarrollo.

No obstante, solo 18.5 por ciento firmó un acuerdo de esa naturaleza, y de ese total, 13.5 lo utilizó en la adquisición de equipos de cómputo.

Además de la baja calidad de las tecnologías, el rezago se acompaña de la poca preparación con la que cuentan los funcionarios públicos y con la alta rotación del personal en las dependencias.

Se estima que 20 por ciento de los titulares de las principales áreas de la administración pública municipal cuenta únicamente con educación básica como máximo grado o de estudios.

Es decir, dos de cada 10 funcionarios municipales no han cursado un nivel más allá de la secundaria y son quienes encabezan las principales áreas de atención en las dependencias.