NOTIMEX
12 de septiembre de 2015 / 03:53 p.m.

Reynosa.- La industria restaurantera de la localidad de Reynosa reporta que la disparidad del peso mexicano frente al dólar propicia aumento del precio, en alto porcentaje, de los productos que se utilizan en la preparación de los platillos, porque estos son adquiridos en territorio estadounidense.

El presidente de la Cámara Nacional de Ia Industria Restaurantera (Canirac), Alfonso de León Fuentes, mencionó que el alza del dólar, afecta también a otros sectores productivos de la región.

Refirió que respecto al área restaurantera, se ha propiciado una disminución en el número de comensales, ya que muchos artículos que las familias requieren son comprados en Estados Unidos y eso disminuye el poder adquisitivo de los residentes fronterizos.

De León Fuentes dijo que, a la fecha, la industria restaurantera absorbe los costos de los productos que adquieren en Estados Unidos, los cuales reflejan un aumento de 30 por ciento debido al aumento del precio del dólar.

El dirigente de los restauranteros, mencionó que pese a esta situación, se descarta un aumento en el costo de sus platillos, al contrario, llevan a cabo estrategias que les permitan aumentar el flujo de comensales a través de diversas ofertas, como el dos por uno, niños gratis y obsequios o rifas entre otros.

Confió en que los próximos meses, cuando la población reciba algunas prestaciones económicas, aumente el número de comensales en los restaurantes locales.

“Esperamos que durante noviembre y diciembre, cuando se registran diversos eventos como graduaciones, cumpleaños y posadas, se recupera la industria restaurantera local” dijo.

Recordó que en años anteriores, los restaurantes de esta localidad eran visitados por connacionales que radican en ciudades vecinas de Estados Unidos, e incluso por grupos de anglosajones y canadienses que gustaban disfrutar los platillos típicos de esta zona.

Sin embargo, dijo, debido a diversos factores, entre ellos el de la inseguridad, los visitantes provenientes de las ciudades vecinas del estado de Texas han dejado de venir a consumir en esta ciudad, lo que aumenta el grado de afectación.