EDITH ÁLVAREZ | MILENIO DIGITAL
3 de agosto de 2015 / 12:02 p.m.

Tamaulipas.- El próximo siete de agosto entrará en operación el cruce ferroviario binacional Brownsville- Matamoros, vía que resurgirá al tren como medio de transporte de carga, dijo el coordinador del proyecto, Arturo de las Fuentes Hernández.

Apuntó que se estima que la actividad de carga aumente 40 por ciento ya que se hará de una manera más rápida, lo que generará beneficios para esta área de Tamaulipas.

El coordinador binacional del proyecto en el que se ha trabajado los últimos 15 años, Arturo de las Fuentes Hernández explicó que fue en el 2001 cuando se presentó el proyecto, con el objetivo de darle una oportunidad para mejorar el desarrollo urbano tanto en las ciudades de Matamoros y Brownsville.

"Las vías del ferrocarril se fueron construyendo alrededor de la ciudad y entonces llegó un momento que la convivencia del ferrocarril y la urbana era muy complicada, principalmente por problemas de accidentes, de ruido, de vibraciones, de posible contaminación de agua y suelo y claro del aire por los congestionamientos viales que se generan cuando pasa el ferrocarril".

Para evitar todo esto, dijo que el cruce se hizo a las afueras de la ciudad a 15 millas de Matamoros rumbo a Reynosa.

Además de dar solución a los problemas de urbanidad, también se pensó para aumentar el intercambio de mercancía entre México y Estados Unidos y se haga de una manera ágil.

"Con este nuevo cruce internacional ferroviario va a aumentar la carga en un 40 por ciento en un principio, porque la mayoría de los carros que pasaban en el actual puente ferroviario Brownsville- Matamoros eran carros vacíos, pero ahora como estas nuevas instalaciones tanto los patios como el puente internacional van a permitir que los cruces sean mucho más rápidos y van a disminuir los costos", comentó el director general de la empresa Kansas City

Actualmente, añadió, pasan 7 trenes con 100 carros cada uno en el actual puente y este nuevo cruce internacional va a doblar la capacidad. "Lo que estamos tratando de hacer es que la zona de la frontera México-Estados Unidos sea mucho más competitiva".

Arturo de las Fuentes dijo que el cruce que se sustituyó fue cimentado en 1910 y es el último que se construyó en la frontera de México-Estados Unidos. El que se edificó tiene modernas instalaciones tanto del lado mexicano como de Estados Unidos, lo cual permitirá una gran agilidad. 

Para el coordinador binacional del proyecto, este cruce ferroviario representa un nuevo esfuerzo del siglo 21 así como lo fue en el siglo 19 con el boom ferroviario.

"Creo que ahora es una necesidad volver a utilizar el ferrocarril para el transporte de mercancías. Con la invención del automóvil a finales del siglo 19 y principios del 20, los cruces y puentes internacionales que se empezaron a construir fueron básicamente vehiculares y de camiones, esa es una de las razonas por las que durante todo este tiempo del siglo pasado no se construían proyectos ferroviarios internacionales", finalizó.