NOTIMEX
15 de agosto de 2015 / 04:37 p.m.

Reynosa.- Por los atributos biológicos y ecológicos con que cuentan los ecosistemas de manglar, autoridades de medio ambiente en Tamaulipas realizan proyectos para su valoración socio-económica y su función ante los efectos del cambio climático.

El técnico de la subsecretaría de medio ambiente, Pablo Medina Santiago, explicó que los ecosistemas de manglar son plantas resistentes a la salinidad del agua.

Indicó que por ello se desarrollan en planicies costeras de los trópicos húmedos, cerca de las desembocaduras de ríos, arroyos o lagunas costeras como es el caso de la costa Tamaulipeca.

Afirmó que, ante la presencia del cambio climático, los manglares cobran importancia ya que son una defensa contra las tormentas pues reducen la acción del viento en la erosión del suelo, retienen los nutrientes.

También poseen una gran variedad de servicios ambientales como crecimiento de especies juveniles, crustáceos, producción pesquera y de leña, además de un alto valor estético y recreativo como avistamiento de las aves dijo.

Medina Santiago destacó que se está desarrollando el proyecto llamado “La valoración socio-económica de los manglares del área de protección de flora y fauna de la Laguna Madre y Delta del Río Bravo y su función ante los efectos del cambio climático”.

Apuntó que al realizar esta valoración socio-económica de los ecosistemas de manglar, se busca tomarla como base para establecer estrategias de adaptación y mitigación ante los efectos del cambio climático.

Destacó la importancia de cuidar los manglares ya que llegan a almacenar hasta mil 23 toneladas de CO2 a la atmósfera y puede ser un ecosistema clave como estrategia de mitigación de los cambios climáticos, y cuando se deforestan se pierde entre un 86 al 96 por ciento de carbono.

Refirió que este proyecto se implementará posteriormente en tres zonas de Tamaulipas que cuentan con manglares y que están en el norte en la parte Laguna Madre y Delta del río Bravo, en la zona centro que abarca La Pesca, Soto La Marina y en la zona sur que corresponde a la Laguna de Morales.

El funcionario comentó que como parte de este proyecto ya se han realizado reuniones entre las instancias que participan en coordinación como el Instituto de Ecología, además de dependencias federales como la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

Así como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Comisión Nacional Forestal (Conafor) y Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Finalmente, dijo que ya se realizaron los primeros recorridos en la parte norte de la Laguna Madre y Delta del río Bravo, para ubicar los sitios de muestreo mediante GPS y obtención de muestras de suelo y agua para determinar los parámetros físico químicos.