MILENIO DIGITAL | VÍCTOR GONZÁLEZ
3 de julio de 2015 / 09:55 a.m.

Matamoros.- El menor que resultó herido en la cabeza cuando delincuentes agredieron a militares en Matamoros falleció el jueves, informaron autoridades del gobierno de Tamaulipas.

Apenas en la mañana, el secretario general de gobierno, Herminio Garza Palacios, había dicho que se le estaba dando todo el apoyo a la familia, pues la hermana del niño recibió una esquirla en un ojo y está siendo atendida en Monterrey, Nuevo León.

"Apoyo total, los gastos médicos corren por parte del gobierno del estado a través del Fondo de Víctimas. Está el menor con reporte de gravedad en Matamoros, está siendo atendido en el hospital Pumarejo, estamos al pendiente, en cualquier momento vamos a tener una información, el pronóstico no es halagador desafortunadamente", dijo a temprana hora.

Se sabe que el menor se encontraba en terapia intensiva y que la causa de su fallecimiento, ocurrido alrededor de las 12:20 horas, fue muerte cerebral.

Garza Palacios dijo que en la frontera, al concentrar también el 55 por ciento de la población de Tamaulipas, es donde se ha estado registrando el mayor número de enfrentamientos entre fuerzas armadas y delincuentes.

"Últimamente tenemos un mayor número en esa zona, lo que es la frontera chica, La Ribereña, Reynosa, Río Bravo, Matamoros, son los tramos donde más se han presentado, pero igualmente se presentan en otra parte", comentó.

El pasado martes integrantes de un grupo delincuencial atacaron a un convoy de la Secretaría de la Defensa Nacional, cuyas balas alcanzaron un vehículo particular donde viajaban un padre de familia y dos hijos menores de edad.

El Grupo de Coordinación Tamaulipas indicó que por tratarse de un crucero muy transitado, especialmente a esa hora, el personal de la Defensa Nacional se abstuvo de repeler la agresión para no lastimar a personas inocentes.

Sin embargo, como consecuencia del ataque, un niño de siete años de edad recibió un impacto de bala en la cabeza.

De acuerdo al reporte, civiles armados se desplazaban sobre una avenida y al percatarse de la presencia de personal de la Sedena pensaron que iban por ellos y empezaron a golpear otros vehículos para escapar, al tiempo que dispararon contra los militares con el resultado ya antes mencionado.