NOTIMEX
7 de agosto de 2015 / 05:56 p.m.

Reynosa.- En el zoológico de Reynosa, y rodeado por más de 400 animales que ahí habitan, se realizó una misa de cuerpo presente de quien fuera el director y dueño del parque, Alfredo Moreno Ricart, quien falleció el 5 de agosto en Monterrey, Nuevo León.

Luego de haber sido velado en una casa funeraria de esta localidad, el cortejo fúnebre se trasladó hasta las instalaciones del zoológico, ubicado frente a las aguas del río Bravo, junto a la carretera Ribereña del kilómetro 8.5.

En el lugar se realizó una misa de cuerpo presente para posteriormente despedirlo con globos blancos, burbujas y flores de múltiples colores.

Familiares, amigos y sus inseparables mascotas, como “Patrona” una perra Xoloitzcuintle, Diego y Coco, dos tigres de bengala, entre otros animales, estuvieron presentes en el homenaje realizado este día al empresario reynosense.

Alfredo Moreno Ricart, quien hace poco más de tres años creó en una zona superior a las 80 hectáreas el zoológico de Reynosa, en donde actualmente habitan más de 400 animales, se caracterizó por cuidar y proteger la flora y fauna nativa así como por su pasión por los felinos y monos.

El empresario de Reynosa, de 46 años, jugaba, caminaba, alimentaba, nadaba e incluso dormía con “Coco” un tigre hembra de apenas un año y “Diego” un tigre macho, de un año y medio, además de convivir con “Tino”, un mono que acostumbraba traer sobre sus hombros, y “Patrona” quien lo seguía a todas partes.

El zoológico de Reynosa, es el parque animal, en donde el pasado 22 de abril del año pasado, nació “Khumba” el primer cebrasno de México y el tercero a nivel internacional.

Moreno Ricart, quien en vida se declaró amante de la naturaleza y de los animales, también fue un activista social y defensor del medio ambiente, ya que a través de campañas de limpieza y reciclado destinaba apoyos a causas sociales entre ellos a los niños enfermos de cáncer.

Alfredo, como lo llamaban sus amigos y colaboradores, fue el creador del llamado “Pachamama” cuyo significado es “Madre Tierra”, la única embarcación con capacidad para 90 personas que navega en las aguas del río Bravo.

El empresario Moreno Ricart trabajó para cambiar la imagen que por años tuvieron las aguas del río Bravo, ya que está vinculado al fenómeno migratorio y cruce ilegal de personas hacia territorio estadounidense.

“Nosotros queremos darle otra imagen y uso a las aguas del río Bravo en el tramo correspondiente a Reynosa y hacerle ver a la gente que es un gran atractivo que cuenta con flora y fauna nativa, que alberga un gran tesoro cultural e histórico por sus características”, señaló en vida, de quien hoy sus restos serán incinerados.