césar peralta | milenio digital
2 de septiembre de 2015 / 10:32 a.m.

Tamaulipas.- Continúan inundadas 40 colonias, donde viven al menos 4 mil familias, como consecuencia de la tromba que azotó Matamoros, Tamaulipas, el pasado lunes, donde cayeron 8.5 pulgadas de agua que afectaron 80 escuelas y dejaron sin clases a 30 mil estudiantes, aunado a los daños a 2 mil comercios.

Humberto García, director de Protección Civil en Matamoros, reveló que hasta ayer continuaban 40 colonias anegadas, pero que otras 110 tenían problemas menores de encharcamientos y aguas negras.

Explicó que durante la mañana hubo severos congestionamientos viales en diversas avenidas, ya que el resto de las calles resultaron afectadas por las lluvias.

Reportaron tráfico hasta de dos horas en recorridos que de manera habitual se tardan solo 20 minutos.

En tanto, Medardo Sánchez, coordinador general de Protección Civil en Tamaulipas, descartó que por parte del gobierno del Estado se considere una declaratoria para que Matamoros sea considerada zona de desastre.

Reconoció que la Sedena ya implementó el Plan D-III para atender a la población, mismas acciones que realizan las autoridades de Protección Civil.

Asimismo, 30 mil alumnos se quedaron sin clases en 80 planteles educativos, informó la Coordinación Regional de Educación en esta frontera.

José Luis Cuellar, titular de la dependencia, dijo que además se cuantificaron daños por el orden de los 7 millones de pesos en los planteles de esta localidad.

Incluso, la suspensión de clases se puede prolongar durante la presente semana, ya que algunos planteles hasta ayer se encontraban bajo el agua, sobre todo los que se ubican en las colonias Buenavista, San Francisco y Los Sauces, entre otras.

Mientras tanto, la Canaco de esta frontera reveló que más de 2 mil comercios organizados resultaron afectados.

Osvaldo Castillo, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, dijo que buscará declarar zona de desastre la ciudad para que puedan aplicarse recursos y ayudar a quienes lo perdieron todo.

Algunos comercios reportaron pérdida total, desde equipo, mercancía y en algunos casos hasta los automóviles en los que trasladan sus productos, ya que se vieron afectados por el agua.

Algunos negocios aseguraron que sus pérdidas pueden llegar a más de 100 mil pesos por la falta de venta en distintas partes del municipio.

Por su parte, Christian Eduardo Pérez Cosío, director Jurídico de la Cámara de Comercio, dijo que se estima que las inundaciones del lunes pasado han provocado cerca de 35 por ciento de ausentismo laboral en negocios y empresas de la ciudad.