MULTIMEDIOS DIGITAL
21 de julio de 2015 / 09:51 p.m.

Zapopan.- Julio César Zepeda Díaz, el propietario de una imagen de la virgen de Fátima, en ZapopanJalisco, asegura que del rostro han brotado lágrimas de sangre desde hace cuatro meses, suceso que califica “como una manifestación divina”.

Según Milenio Jalisco, el dueño de la virgen no quiere que la Iglesia se la lleve, ya que dice no investigan y sólo abandonan las imágenes que en otras ocasiones han presentado, a lo que él denomina, "milagros".

Pero mencionó que está dispuesto a que se lleven las muestras que él por su cuenta mandó analizar, mismas que revelaron que el líquido rojo que brota de los ojos es un tipo de sangre de un nonato.

Esta inexplicable situación, relata Zepeda Díaz, es porque “la humanidad está lastimando a la virgen” y quiere que cambiemos nuestro rumbo de destrucción.

La imagen religiosa se encuentra en un departamento de la colonia La Palmita, en Zapopan. El olor a rosas es imponente, es un aroma que se queda impregnado en la piel de quien visita a Fátima.

Solo algunas personas han podido atestiguar esta manifestación y el dueño de la virgen de Fátima prefiere mantener el fenómeno en unos cuantos. Pero esto no cambia su felicidad al ser escogido por la santa madre para expresar esta demostración divina en su hogar.

En Jalisco se han presentado otras imágenes que según sus dueños han sido milagros, pero ninguna autoridad eclesiástica se ha pronunciado a favor de que así sean.