MILENIO DIGITAL
10 de noviembre de 2017 / 01:21 p.m.

LEÓN.- La ejecución de su sobrino Rubén Ramírez Cárdenas causó tristeza a Joaquina Juárez, quien no pierde la esperanza de volver a entablar comunicación con su hermana Julia para mostrarle su apoyo.

“De lo que le pasó, lo que le hicieron a mi sobrino y no poder estar con mi hermana, de poder estar con ella, estaría con ella, para apoyarla tanto a ella como a mis sobrinos, estamos con ellos”, dijo.

Tras conocer la noticia, la mujer dijo decidió llevarse a Enriqueta Rosales, abuela de Rubén, a su casa, para evitar que se enterara por sus vecinos de lo ocurrido, derivado a su estado de salud, sin embargo Doña Queta constantemente pregunta qué fue de él.

“No le he comentado nada de esto, de lo último, no sé cómo le voy a decir, va reaccionar mal, sí se puso mal, si ahorita le digo siento que al momento voy a tener que llevármela al hospital”, señaló.

Según Joaquina, estuvo en manos de su hermana Felisa, la posible salvación de su Rubén, pero comprende que se trató de la muerte de su hija Mayra Azucena Laguna.

“A lo mejor estoy mal, pero si ella hubiera dado el perdón a lo mejor mi sobrino se hubiera salvado, porque de todos modos el pagó con veinte años que duró en la cárcel (…) a lo mejor por quitarle a mi madre esa incertidumbre”, precisó.

La tía de Rubén consideró injusta la pena que se le impuso a su sobrino y larga la espera de su hermana Julia, con quien hasta abril pasado tenía comunicación.

Joaquina cuidó a Rubén desde que era pequeño, lo recuerda como un niño y adolescente callado y de hecho cree en su inocencia, pues aseguró que no había antecedente de droga o de algún tipo de problema que tuviera para reaccionar de esa manera.

“El sentimiento que tiene uno es que la pena que le dieron a mi sobrino no era la justa, no quedó claro que él haiga sido el que la mató, si participó pero de que la haiga matado, si mi hermana pudo evitarlo tan solo por evitarle el dolor a mi madre”, agregó.

Joaquina indicó que seguramente los restos de Rubén se queden en Estados Unidos, pero agregó espera volver a comunicarse con su hermana a quien espera con los brazos abiertos, después de veinte años de sufrimiento que pasó, al igual que su sobrino.


dezr