23 de noviembre de 2014 / 05:57 p.m.

México.- El nuevo presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, sostiene que si bien la protesta social es legítima, pues forma parte de la libertad de expresión, se debe realizar sin violencia y con base en el Estado de derecho.

A unos días de haber tomado posesión al frente del organismo de defensa de los derechos humanos, afirma que ejercerá su labor con plena autonomía e independencia de cualquier poder público o privado o de los partidos políticos, y será enérgico con los servidores públicos que no acaten las recomendaciones de la CNDH.

En entrevista, advierte que señalará puntualmente cuando cualquier servidor público no cumpla con su deber por acción u omisión, no se comprometan con el respeto a los derechos humanos o simulen el cumplimiento de las recomendaciones que emita este organismo público.

"Necesitamos trascender la impunidad, que no quede sin consecuencia jurídica quien se aparte de la ley”, pero también se requiere que la protesta social sea pacífica, sin ejercer la violencia, “dentro de los parámetros de la legalidad", insistió González Pérez.

Sin embargo, el ex abogado general de la UNAM aclaró que el objetivo central de su gestión al frente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la cual asumió el pasado 15 de noviembre, será defender a las víctimas de las violaciones a derechos humanos, estar con ellas y acompañarlas.

En su opinión, México vive una situación compleja por la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, que ha originado a nivel nacional e internacional "la condena, el reproche, la indignación y el hartazgo por esa "barbarie", y "ha motivado este estadio de crispación social y un reclamo legítimo".

González Pérez habló de la marcha que hubo el pasado jueves en la ciudad de México en apoyo a los estudiantes de Ayotzinapa, que en general "se desarrolló de manera adecuada", aunque “lamentablemente” al final de la misma hubo personas que ejercieron la violencia.

Por ello, convocó a todos los mexicanos a actuar conforme a la ley, y que si bien se debe exigir a las autoridades el cumplimiento de la misma, las movilizaciones se deben realizar sin apartarse de la legalidad, para que haya paz en el país.

El titular de la CNDH comentó que en breve se reunirá con los familiares de los 43 normalistas desaparecidos, que ya estableció comunicación en buenos términos con ellos, y que hubo buena receptividad a su intención de sostener una reunión lo más pronto posible.

También dijo a que revisará las recomendaciones que emitió la CNDH sobre el caso Tlatlaya, en el estado de México, y sobre la Ley Bala en el estado de Puebla, pues al igual que el caso Iguala, están dentro de sus prioridades.

En el caso Tlatlaya, González Pérez detalló que hay acciones pendientes de su cumplimiento, y que va a revisar la recomendación, emitida por la anterior administración de la CNDH, para determinar el estado en que se encuentra.

Por último, reiteró que propondrá al Congreso de la Unión eliminar la reelección del presidente de la CNDH, "para fortalecer la autoridad moral del ombudsman" y "quitar todos los elementos que puedan generar suspicacias" en la designación del titular del organismo.

FOTO Y TEXTO: NOTIMEX