16 de agosto de 2014 / 09:40 p.m.

Oaxaca.- Profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y normalistas tomaron los accesos principales al aeropuerto de la Ciudad de Oaxaca y de la planta de abasto de combustibles de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el Valle de Tlacolula.

Además se apoderaron de al menos seis gasolineras, donde cometieron saqueos y destrozos, para exigir la instalación de una mesa de diálogo con el gobierno de Gabino Cué para abordar la devolución de las escuelas en poder de padres de familia y profesores de la sección 59 del SNTE.

Después del mediodía, los docentes de la CNTE dejaron su campamento instalado en el Centro Histórico y se desplegaron en brigadas móviles.

Un grupo de 100 maestros se plantó en los accesos principales de la terminal de abasto de combustible de Pemex, del municipio de San Francisco Lachogolo, lo que provocó que una decena de pipas de gasolina y diésel que abastecen la ciudad y la región del Istmo se quedaran vararadas y no lograran ingresar a la base para realizar sus cargas.

Otro contingente de docentes, junto con estudiantes normalistas, se trasladó a la sede de las gasolineras Fonapas, que pertenece al DIF-Estatal, donde se apoderaron de las bombas que abastecen el combustible para regalarlo a los automovilistas sin cobro correspondiente.

También se reportó la toma de la gasolinera Bautista, que está en la carretera Panamericana, en el entronque con Periférico y la avenida Guadalupe Hinojosa, junto con la estación de servicio instalada en la avenida Cinco Señores, en el Distribuidor Vial.

De la misma forma fue ocupada la estación de servicio Santa Rosa, en la carretera Oaxaca-México, donde se registraron roces entre maestros y trabajadores.

Sin embargo, en la gasolinera que está en zona del aeropuerto de la Ciudad, y la que está localizada en el municipio de San Francisco Tutla, los docentes saquearon las bodegas y los anaqueles, rompiendo las ventanas y puertas de vidrio para apoderarse por la fuerza de los botes de anticongelante y aceites.

Ningún cuerpo de seguridad o policial hizo presencia en las tomas de las estaciones de servicio en la zona metropolitana y su área conurbada.

La Unión de gasolineros de Oaxaca anunció que integrará una denuncia penal ante la Procuraduría General de Justicia de Oaxaca (PGJO), por los excesos y vandalismo cometidos por los profesores.

FOTO: MilenioMILENIO DIGITAL/ÓSCAR RODRÍGUEZ