MILENIO DIGITAL
2 de septiembre de 2017 / 06:10 a.m.

MÉXICO.- La tormenta tropical Lidia dejó cuatro personas muertas, 13 desaparecidas, 20 mil turistas varados y vuelos cancelados en Baja California Sur, además de daños en casas y carreteras en el Estado de México, Oaxaca y Guerrero.

Para este sábado, el Servicio Meteorológico Nacional (SMS) pronostica tormentas de fuertes a intensas en 30 entidades, por lo que continúa el llamado a la población a extremar precauciones.

El organismo dependiente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) alertó de tormentas intensas en Baja California, Baja California Sur, Sonora, San Luis Potosí, Puebla, Oaxaca, Veracruz y Chiapas, y muy fuertes en Chihuahua, Durango, Tamaulipas, Sinaloa, Colima, Nayarit, Jalisco, Michoacán, Estado de México, CdMx, Morelos, Guerrero, Hidalgo, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

En tanto, los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, así como la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles, encabezaron en Los Cabos una reunión de evaluación de daños tras el paso de Lidia por este municipio.

En conferencia, Osorio Chong dijo que hasta el momento hay cuatro personas muertas y cerca de 13 desaparecidas, además de al menos 20 mil turistas que ya han sido resguardados, mientras regresan a sus países de origen.

También informaron que iniciará el Programa de Empleo Temporal para la limpieza de playas.

Al respecto, el gobernador de Baja California, Carlos Mendoza, detalló que de las víctimas mortales que dejó a su paso Lidia, dos murieron electrificadas, una falleció al resbalar y caer en una zanja y a una menor de dos años que se la llevó el arroyo.

Adelantaron que hoy arribará al estado el presidente Enrique Peña Nieto y que en las próximas horas continuarán llegando elementos del Ejército, Marina, Policía Federal y Protección Civil.

Además de las pérdidas humanas, se reportan derrumbes de dos edificios en Cabo San Lucas, Puerto Nuevo y Chulavista; el colapso del puente Santa Anita y el cierre de otro en San José del Cabo; la fractura de los arroyos y deslaves de cerros que dejaron incomunicado al pueblo de Todos Santos, además de cortes en la energía eléctrica en La Paz y el derrumbe de 20 por ciento de las antenas para celulares.

Las intensas lluvias de los últimos días pusieron en alerta a autoridades del Estado de México, quienes informaron que el río Lerma puede desbordarse en los próximos dos días, ya que está a 90 por ciento de su capacidad.

La madrugada de ayer el Ejército aplicó el Plan DN-III en San Mateo Atenco, debido a que al menos 15 casas se inundaron, al tiempo que 15 militares llegaron a la demarcación para ayudar en las labores de limpieza.

Otro municipio en alerta es Nezahualcóyotl, donde el dren Churubusco presentó filtraciones de aguas negras que afectaron a 40 viviendas de la colonia El Sol por el reblandecimiento de una de sus paredes debido a la gran cantidad de agua acumulada.

En Oaxaca las tormentas dejaron ríos desbordados, 150 mil damnificados en ocho municipios de las regiones del Istmo, la Cuenca y la Costa, dos carreteras federales con pasos parciales, 13 caminos rurales cerrados por deslaves y 40 familias en refugios.

En Guerrero, la Secretaría de Protección Civil informó que ocurrió un deslave en la comunidad de El Llano, municipio de Metlatónoc, que solo provocó el colapso de una vivienda.


dezr