MILENIO DIGITAL | GALIA GARCÍA PALAFOX
8 de septiembre de 2015 / 09:47 a.m.

Ciudad de México.- Uno de los posibles móviles del ataque y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa que presentaron los expertos de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos apunta al negocio de la heroína que sale de Iguala rumbo a Chicago en autobuses de pasajeros.

Para los expertos es posible que alguno de los camiones estuviera cargado con droga -o dinero- y por eso los policías querían evitar que se lo llevaran los estudiantes. El informe utiliza como fuente una declaración jurada de un agente de la DEA que dirigió un operativo contra la célula de Guerreros Unidos en Chicago y que describe cómo operaban la ruta.

Pablo Vega "Transformer" era el líder de Guerreros Unidos en Chicago. Él y su gente transportaban cocaína y heroína desde México, la almacenaban en suburbios de Chicago -Aurora y Batavia- y la distribuían al mayoreo. Vega tenía un socio en México: Arturo Martínez "Apaxtla" , el que ponía la droga en autobuses de pasajeros rumbo a Chicago y recibía -en los mismos camiones- los dólares de las ventas.

Decenas de kilos de drogas de ida, cientos de miles de dólares de vuelta, todo en autobuses de pasajeros con compartimentos secretos, según documentó la DEA.

Durante 15 meses, la DEA montó un operativo especial de vigilancia a la banda de Vega.

Normalistas Iguala
El 26 de septiembre del año 2014 , 43 estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos fueron asesinados y quemados por la banda Guerreros Unidos. | FOTO: AP

                LADA 733: IGUALA, GUERRERO

El 21 de agosto de 2013, agentes de la DEA detuvieron a un hombre que llevaba en el auto 200 mil dólares, 12 kilos de heroína y nueve de cocaína. Éste los llevó con su contacto, que recibía y distribuía droga propiedad de Martínez y Vega. Era también uno de sus cobradores. Ese hombre se volvió informante.

Desde entonces la DEA monitoreó a toda la banda: grabaron sus llamadas telefónicas, intervinieron sus mensajes de Blackberry, los siguieron y utilizaron a su informante para identificar a los miembros: ocho hombres, ninguno mayor de 40 años, son los que aparecen en las conversaciones.

Desde el primer momento, el informante les dijo a los agentes que Martínez vive en México, desde donde coordina el transporte de la droga a Chicago y que tiene alrededor de 33 años. El documento no menciona la ciudad de Martínez, pero los tres teléfonos que Martínez utilizaba y cuyas conversaciones eran monitoreadas, son lada 733, de Iguala, Guerrero.

Martínez
no sólo enviaba cargamentos de hasta 26 kilogramos cada semana en camiones de pasajeros, movía desde México a sus empleados en Chicago, quienes entregaban paquetes, recogían dinero, y lo enviaban a México para que Martínez comprara más heroína y la pusiera en autobuses rumbo a Illinois.

Droga en Iguala
El 21 de agosto de 2013, agentes de la DEA detuvieron a un hombre que llevaba 12 kilos de heroína y nueve de cocaína, en Iguala. | FOTO: MILENIO

     MONARCA Y VULCANO, LOS AUTOBUSES QUE TRAFICAN

Vega
tenía dos bodegas en los suburbios de Chicago a donde llegaban autobuses de las líneas Monarca y Volcano a descargar mercancía.

En las conversaciones, los autobuses se llaman "tía", y viajan de México a Chicago con los "niños", la droga. Cada tres o cinco días llega una "tía" con hasta 26 "niños", o paquetes de heroína o cocaína escondidos en la "cartera", o compartimentos secretos. Hay días en que llegan dos autobuses. Cuando el camión llega a la bodega, los hombres de Vega están listos para descargar y casi inmediatamente ponerla en autos también con compartimentos secretos, en los que la distribuyen. Cada cargamento parece ya estar vendido, no hay que buscar cliente. Vega y Martínez le dan a sus hombres los números de teléfono del cliente.

La droga que llega es tanta y tan seguido que hay conversaciones en las que Vega se preocupa que se le acumule o se le junten los cargamentos.

Aunque el documento de la DEA no identifica al dueño de los camiones o de la línea de autobuses, en las conversaciones grabadas se entiende que son del cártel: ellos mismos los lavan, los llevan a cambiar llantas o a revisar el alternador cuando hace falta.

Pero los camiones no se van de Chicago sin carga. Las tías que llegaron con niños regresan a México con "documentos" , dinero de las ganancias, que viaja en las mismas "carteras" en que llevó la droga.

Autobuses Normalistas
Los estudiantes viajaban en autobuses, por eso la CIDH, supone que el tráfico de droga sería uno de los móviles. | FOTO: MILENIO

                       NEGOCIO MILLONARIO

El negocio es grande y no descansa. Cada tres o cinco días un camión, cada camión con al menos 20 kilos de heroína o cocaína, cada kilo de cocaína 31 mil dólares, cada uno de heroína 45 mil.

Vega, Martínez y sus socios no se dan abasto. Hablan como eficientes y proactivos empresarios de un negocio boyante: lleva, recoge, entrega, 200, 300, 600 mil dólares.

El dinero tiene que circular tan rápido como llega la droga porque hay que comprar más en México para seguir enviando a Chicago.

Junio 4, 2014


Vega a Star: Ya recogimos los 600 (mil dólares)

Junio 16, 2014

Star:
Primo, te voy a dar un teléfono para que recojas 125 (mil dólares) y los agregues a los que ya tienes.

Vega: Pero va a ser para el (autobús) que llega el viernes. El de hoy ya se está yendo y ya lo llenamos (de dinero).

Star:
Para el del viernes te voy a mandar otros 200 (mil dólares) de 100 y 100.


Martínez: Primo, ¿en cuánto me la vas a dejar? ¿44 (mil dólares por kilo) como quedamos?

Vega:
A 45 (mil dólares). Es más caro traerla hasta acá (Chicago).

Vega y su cuñado Alexander Figueroa fueron detenidos el 9 de diciembre de 2014 en Oklahoma. Ese mismo día la DEA detuvo en Chicago a otros tres miembros de la banda. Martínez, Flores Santos y un tercero son fugitivos. Martínez es el único que según la DEA estaría en México.