16 de septiembre de 2014 / 12:47 p.m.

Tampico.- Tendría que ser una empresa extranjera la que venga a rescatar la refinería Madero y hacer que sus procesos sean eficientes y seguros, afirmó Alfonso Amieva Zamora, consejero de la Asociación de Ingenieros Petróleros de México.

Mencionó que Pemex no invertirá lo suficiente en refinación, pues en el marco de la reforma energética le interesa más la exploración, pero se abre un área de oportunidad para asociarse con capital privado que coadyuve en que la refinería opere en óptimas condiciones.

"Es necesario analizar la posibilidad de hacer una coinversión con una empresa que venga a subsanar el mantenimiento de la refinería, mismo que no ha sido el adecuado porque no se han dado los recursos necesarios", subrayó.

Sostuvo que como empresa productiva del estado, "Pemex empezará a manejar su propio capital, lo que antes no podía hacer; en ese contexto va a tener que estar a la altura, eficientar sus procesos y ser competitiva", dijo.

Expresó que no le es factible inyectar más recurso en refinación, cuando  entrega aproximadamente el 80% del crudo a los Estados Unidos. "No vamos a crecer en refinación, ya está comprometido el petróleo para entregarlo al extranjero y lo que queda es más que suficiente para las refinerías que hay", reiteró.

Ante la serie de accidentes que se han suscitado, mencionó que la industria petrolera siempre ha sido considerada como una actividad de riesgo, pero en la refinería Madero se sale de lo normal y los esfuerzos deben ir orientados a minimizar riesgos.

"En Estados Unidos las refinerías también están cerca de las ciudades, pero no pasa nada porque están obligadas a cumplir las normas, o reciben multas muy elevadas. Aquí difícilmente se da eso, siendo la bolsa del propio gobierno federal, no se va a lastimar sus finanzas", comentó.

De lo que se trata, enfatizó, es de exigir que se cumplan los protocolos internacionales de mantenimiento y seguridad.

Refirió que a la problemática que presenta la refinería, se pueden buscar soluciones alternas, y conseguir socios que ayuden a hacer un mantenimiento eficiente puede representar una buena opción.

"Esa compañía foránea estaría participando de las ganancias de refinería, seguramente habrá empresas que quieran participar y con ello se podrá fortalecer el desempeño de la propia industria".

PLAN DE INFRAESTRUCTURA

A lo largo del país, Pemex cuenta con seis refinerías (Madero, Minatitlán, Cadereyta, Salina Cruz, Tula y  Salamanca), las cuales en conjunto tienen una  capacidad instalada de procesamiento de 1.69 millones de barriles diarios de petróleo. Desde 1998, la capacidad de procesamiento no ha sido modificada.

En el diagnóstico del Programa de Infraestructura 2014-2018 se señala que a pesar de que la inversión destinada a la industria de la refinación mostró un crecimiento real de 10.4% entre 2008 y 2012, este subsector enfrentó grandes retos en los últimos años. Y añade: “Aunque Pemex emprendió un programa de reconfiguración de refinerías para aumentar la capacidad de procesamiento de crudos pesados y obtener mejores rendimientos, únicamente tres  refinerías (Minatitlán, Madero y Cadereyta) de las seis  cuentan con procesos de conversión profunda”.

Indica que las refinerías presentan problemas operativos y estructurales como bajo nivel de utilización de  plantas; elevados índices de intensidad energética; configuración desactualizada de algunos procesos, y  paros no programados. Tan sólo en 2012 se presentaron fallas en las refinerías de Cadereyta, Madero, Minatitlán, Salamanca, Salina Cruz y Tula.                

El PI 2014-2018 promete la Optimización de la Reconfiguración de la Refinería Madero, que consiste en la ingeniería básica y de detalle; suministro, instalación, pruebas, arranque o puesta en operación de sistemas y equipos, en 9 de las plantas. Con un estimado de inversión 1,757 millones de pesos, se espera  que este proyecto finalice en 2016. 

FOTO: José Luis Tapia

CRISTINA GÓMEZ / MILENIO DIGITAL