NOTIMEX
28 de agosto de 2016 / 03:30 p.m.

MÉXICO.- Desde su creación, la Academia Veracruzana de las Lenguas Indígenas (AVLI) se ha dedicado al rescate, promoción y difusión de la riqueza lingüística del estado, la cual comprende más de 31 variantes, de las cuales el sayuteco, oluteco y texistepeño están en peligro de extinción.

“Se encuentran en la zona sur, en los municipios de Sayula, Oluca y Texistepec, y tienen en promedio 400 personas que se dicen hablantes. Sin embargo, los que nosotros consideramos como hablantes proficientes son muchísimo menos”, señaló la directora de la Academia, Lucia Tepole Ortega.

En entrevista con Notimex, expresó que esta pérdida es resultado de los años de marginación y de discriminación que han vivido las comunidades indígenas, y que han llevado a la sociedad en general a tener una percepción errónea de ellas.

“Mucha gente piensa que ser indígena es ser inferior, ser una carga para la Nación, pero esto es erróneo; nosotros somos personas inteligentes, productivas, solidarias y aportamos mucho, desde la riqueza que hay en nuestras regiones, hasta lo natural, cultural y lingüístico”, expresó.

Es por ello que la ALVI, en coordinación con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), se ha dedicado a realizar un trabajo de documentación de estas lenguas en peligro.

“Lo primero que necesitamos hacer es un registro que permita elaborar materiales que ayuden a la comunidad para recuperarlas; sabemos que es un proyecto a mediano o largo plazo. porque recuperar una lengua es un proceso muy intenso”, explicó.

Al mismo tiempo, destacó Tepole Ortega, desde la academia se llevan a cabo acciones de fortalecimiento de aquellas lenguas que gozan de buena salud, a través de publicaciones y materiales interactivos, disponibles en el portal web www.adeli.gob.

“Además, vamos a las comunidades indígenas para decirnos que somos importantes y visitamos secundarias y bachilleratos para compartir con los jóvenes los derechos que tienen en la constitución y la ley general de derechos lingüísticos”, destacó.

El trabajo de la ALVI, dijo su directora, además incluye a la sociedad en general, ya que ésta también es responsable de que se mantenga esta riqueza lingüística.

Todo ello, sumado a la intensa difusión de las lenguas indígenas en las redes sociales, hacen que la labor de la Academia Veracruzana sea de suma importancia, por lo que para su directora estar al frente representa una gran responsabilidad.

“Pero al mismo tiempo es una gran oportunidad de poder hacer algo por mi cultura, mi lengua y mis hermanos indígenas, para hacer ver a la sociedad que ser indígenas no nos hace inferiores o superiores, que cada cultura es valiosa en si misma y que todos podemos convivir en armonía en esta nación”, concluyó.