MILENIO DIGITAL
13 de junio de 2018 / 01:35 p.m.

ESPECIAL.- Los magistrados del Primer Tribunal Colegiado del Décimo Noveno Circuito notificaron oficialmente sobre los amparos concedidos a tres implicados en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, con los que ordenó reponer su procedimiento y crear la Comisión de la Verdad del Caso Iguala.

En su lista de acuerdos, el tribunal señala que concedió la protección de la justicia a Salvador Reza Jacobo, El Wereke; Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, Gildardo López Astudillo, El Gil, en los juicios de amparo 204/2017, 205/2017 y 206/2017, respectivamente.

“La justicia de la unión ampara y protege a los quejosos, contra la resolución de 12 de agosto de 2015, dictada por el magistrado del Segundo tribunal Unitario del XIX Circuito, en el toca de apelación 71/2015, de su índice, para los efectos precisados en el considerando sexto de esta ejecutoria. Cuarto. Se ordena dar vista con copia certificada de la presente ejecutoria a las autoridades mencionadas en los considerandos séptimo y octavo, para los efectos ahí señalados”, detalla el acuerdo emitido.

El pasado 5 de junio, la Procuraduría General de la República fue notificada del amparo otorgado a Miguel Ángel Landa Bahena, El Chequel, y a tres personas más, el cual forma parte del amparo 203/2017, donde se ordena reponer el procedimiento y que peritos independientes les practiquen el Protocolo de Estambul para saber si fueron torturados.

En su fallo, el Tribunal Colegiado consideró que la indagatoria de la Procuraduría General de la República sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, ocurrida el 26 y 27 de septiembre de 2014, no fue “imparcial” e independiente y hay indicios de que los principales acusados fueron torturados.

En la sentencia se menciona que los miembros de la comisión “tendrán libre e inmediato acceso a todo centro de detención y a cada una de sus dependencias, así como a todo lugar que estimen pertinente, en especial, donde haya motivos para creer que están, estuvieron o se puedan encontrar los estudiantes desaparecidos, o vestigios que aporten información sobre su paradero; incluso lugares sujetos a la jurisdicción militar o castrense”.

De acuerdo con la investigación de la PGR, Gildardo López Astudillo, El Gil, presuntamente ordenó la ejecución e incineración de los 43 normalistas en el basurero municipal de Cocula, tras la orden que recibió del jefe absoluto de la organización delictiva Sidronio Casarrubias Salgado; lo anterior, porque los jóvenes fueron confundidos con integrantes de Los Rojos.

Rodríguez Salgado supuestamente recibió “los paquetes”, es decir a los normalistas, en la Loma del Coyote, Iguala, para trasladarlos al basurero de Cocula, donde la “verdad histórica” de la PGR asegura que los estudiantes fueron asesinados y sus cuerpos incinerados.

La PGR documentó que El Wereke se dedicó a cuidar el basurero tras el crimen, mientras que El Chequel estuvo con El Cepillo cuando recibió a los estudiantes y lo acompañó en el tiradero municipal de Cocula.


ilp