NOTIMEX
11 de noviembre de 2016 / 01:59 p.m.

WASHINGTON.- La elección de Donald Trump dio a la credencial de elector de México un mayor sentido de valor entre los inmigrantes de esa nacionalidad, frente a la promesa del ahora presidente electo de deportar a 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Autoridades del Instituto Nacional Electoral (INE) de México reconocieron las limitaciones que enfrenta por no ser aceptada como documento de identificación en todos las entidades estadunidenses, pero señalaron que dotar a un mexicano con una credencial de elector equivale a empoderarlo ante posibles abusos de poder.

“Si bien la credencializacion no implica en automático una defensa per se de los ciudadanos (mexicanos), a muchos les da identificación, que no es un asunto menor”, dijo el presidente consejero del INE, Lorenzo Córdova, al destacar que muchos carecen de un documento que asiente su nacionalidad.

El INE inició el año pasado un nuevo programa tendiente a registrar a cientos de miles de mexicanos que viven en el extranjero, a fin de que puedan adquirir su credencial de elector y participar en las elecciones federales de 2018.

Córdova explicó que la meta es lograr que para marzo de 2018 una cifra de 250 mil mexicanos que viven en el extranjero, el grueso de ellos en Estados Unidos, cuenten con este documento.

Sin embargo, la cifra se ubica muy por debajo del potencial universo de mexicanos en el exterior que podrían sumarse a los más de 87 millones registrados para votar en México. Se estima que son entre cuatro y cinco millones de personas.

Desde que el programa inició en marzo de 2015, más de 170 mil credenciales han sido tramitadas a través de la red de 50 consulados mexicanos en el exterior.

El consejero Arturo Sánchez Gutiérrez consideró que el valor de la credencial como un documento seguro de identidad ha cobrado mayor relevancia a la luz del clima anti inmigrante que permeó durante la pasada campaña presidencial estadunidense.

“Evidentemente la campaña de Trump generó diferentes temores en México y aquí”, dijo Sánchez en conferencia de prensa, aunque señaló que si bien se desconoce cual será el futuro de las políticas ofrecidas por el republicano en su campaña, la expectativa permanece.

Además de la construcción de un muro en la frontera con México para detener los flujos migratorios, Trump prometió crear una “fuerza de deportación” para detener y expulsar a los 11 millones de indocumentados que se calcula viven en el país.

“No sabemos qué va a pasar con la nueva administración, si las políticas que anunció el candidato Trump se van realizar, pero si creemos que con este proceso de identificación más directo que tendrán los mexicanos acá, tendrán elementos para poder defenderse”, enfatizó.