MILENIO DIGITAL
11 de enero de 2017 / 07:34 a.m.

MÉXICO.- Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, aseguró que Donald Trump es un “hombre negociador” y “extraordinariamente amable”, y resaltó que es “prioridad” del gobierno una nueva reunión con el presidente Enrique Peña Nieto una vez que el estadunidense tome posesión.

En entrevista televisiva, el canciller destacó que “siempre estará agradecido” con el mandatario electo de Estados Unidos por haberse referido a él como un “ministro de finanzas brillante”.

“Yo recuerdo en aquella conversación que tuvimos, en la conversación privada entre el presidente de México y el candidato Trump... sin duda había una clara voluntad de diálogo y finalmente de negociación, es un hombre que ha negociado toda la vida”, indicó.

Videgaray subrayó que volvería a recomendarle al Presidente que invitara al republicano, aunque reconoció que de forma diferente porque cometieron errores que provocaron el descontento de los mexicanos.

“La decisión la tomó el presidente de la República, pero yo le volvería a aconsejar que lo invitara, pero con mejor preparación... fue una decisión correcta que fue ejecutada de manera muy precipitada y que no salió como hubiéramos querido.

“Cometimos algunos errores muy importantes, pero en el fondo era: hay un señor que puede ser presidente de EU, que tiene una opinión profundamente negativa de México, debemos acercarnos, dialogar, dar una visión distinta de México... por supuesto que lo volvería a hacer”, detalló.

El canciller explicó que el acercamiento con Trump se dio a través de los que ahora forman parte del equipo de transición y del gabinete, especialmente por medio del yerno del próximo presidente, Jared Kushner, a quien conoció como parte de su trabajo en la Secretaría de Hacienda, el cual consistió en “relacionarse con personajes importantes del mundo financiero internacional”.

Resaltó que Kushner lo llamó para felicitarlo por su reciente nombramiento como titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores. “Dijo ‘muchas felicidades, nos estaremos viendo, estaremos trabajando’”, contó.

Videgaray narró que cuando recibieron la respuesta de aceptación de Trump para venir a México, apenas unas horas después de haber enviado la invitación, tuvieron una conversación previa sobre el muro, en la que cada país mantuvo su postura, por lo que acordaron no tocar ese tema en la reunión de Los Pinos.

Sostuvo que ambos dijeron la verdad, tanto Trump, sobre que no hablaron del tema, como Peña Nieto, cuando indicó en su cuenta de Twitter que dejó claro que México no pagaría el muro. Insistió en que el Presidente no ahondó sobre el tema en ese momento porque así lo acordaron.

Videgaray sostuvo que esa reunión se convirtió en un “precedente positivo” ahora que Trump tomará posesión en unos días y que puedan sentarse a negociar.

A pesar de la cercanía que tiene con el equipo del estadunidense, afirmó que su relación será meramente institucional y con la clara postura de que México no pagará el muro. “No hay manera de que ocurra, pero insisto, no es un tema de cuánto cuesta, de dónde sale, es un tema de dignidad y de soberanía nacional”, reiteró.

Ante las amenazas de Trump a las compañías automotrices, que ya surtieron efecto en Ford, dijo: “Lo que está haciendo daño al sector es la incertidumbre de no saber qué va a pasar. Para eso México necesita negociar”.

Sobre una nueva reunión entre Trump y Peña Nieto para ahora sí tocar el tema del muro, respondió que después del 20 de enero, cuando rinda protesta, “será sin duda una prioridad para el gobierno mexicano”.