MILENIO DIGITAL
29 de agosto de 2016 / 07:07 a.m.

MÉXICO.- Las iglesias católica y cristianas, entre otras, han hecho una alianza histórica, para salir por primera vez a las calles y protestar contra las bodas gay, así como para que estas parejas puedan adoptar.

Las manifestaciones se llevarán a cabo de manera simultánea en más de 72 ciudades en tres fechas: 3 y 10 de septiembre, mientras que el 24 se espera una en la Ciudad de México.

Además del respaldo de la Conferencia del Episcopado Mexicano al instruir a obispos a alentar a sus fieles a participar en las marchas, el Frente Nacional por la Familia convocó a través de redes sociales con los hashtags "#NoTeMetasConMisHijos y #DefendemosLaFamilia y colocan espectaculares en las principales ciudades.

Las marchas iniciarán el 3 de septiembre en La Paz, Baja California; Chihuahua, Campeche, Puebla, Tepic, Nayarit; Matamoros, Reynosa, Ciudad Victoria y Tampico, Tamaulipas; también en Zacatecas en diferentes horarios.

Los organizadores informaron que el cambio de fecha en esas ciudades es porque ese día tendrán mayor asistencia de fieles.

En otros 24 estados las movilizaciones serán el 10 de septiembre a las 17:00 horas, Quintana Roo es la única entidad donde se espera la participación de 11 poblaciones.

En la Ciudad de México la protesta será a las 12:00 horas y partirá del Auditorio Nacional al Ángel de la Independencia, a pesar de que el cardenal Norberto Rivera anunció que la Arquidiócesis de México no participará.

Ante la negativa de la diócesis de San Luis Potosí de convocar y participar en la marcha, los organizadores aseguraron que serán los movimientos de fieles los responsables de salir a las calles.

En junio se anunció la creación de la Unión Nacional Cristiana por la Familia, conformada por más de 2 mil iglesias cristianas, que representan a 7 mil congregaciones, quines están contra la iniciativa presidencial de matrimonios igualitarios y anunciaron las protestas ante Congresos locales para evitar que la propuesta avance.

Algunos de los dirigentes de la Unión Cristiana como el presidente de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, Samuel Sánchez; Julio César Melendez, de la Iglesia de Dios del Evangelio Completo, y Elder Benjamín de Hoyos y Paul B. Pieperde, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones), entre otros, no descartaron establecer alianzas con otras iglesias como la católica para defender la familia.

Al compartir la posición con la Iglesia católica sostuvieron encuentros con Mario Romo uno de los voceros del Frente Nacional por la Familia para unir esfuerzos y coordinar la participación de las iglesias cristianas.

Luis Gallegos representante legal de la Unión, en entrevista con MILENIO, confirmó que las iglesias cristianas están listas para salir a las calles.