MILENIO DIGITAL
7 de noviembre de 2016 / 07:54 a.m.

VERACRUZ.- En Veracruz buena parte de la población asegura que está viviendo una verdadera historia de horror: mes a mes siete o más personas han sido víctimas de desaparición durante el sexenio de Javier Duarte.

En el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas hay documentados 535 individuos no localizados en la entidad desde 2011. De estos casos 366 corresponden al fuero común y 169 al fuero federal.

"Lo que está pasando en el estado es una carnicería, pero no solo en Veracruz, sino en todo México: el crimen organizado, o los malos, como los llamamos aquí, desparecen a nuestra gente y entregan lo que quieren. A veces solo una pierna, un brazo o una mano, pero nunca el cuerpo entero", cuenta Ana Virginia Ramón, madre de un joven desaparecido hace mes y medio.

Alejandro Novoa, de 18 años, desaparecido en septiembre pasado; Mario Alberto Vázquez de 39 años, de quien no se sabe nada desde octubre 2013, y Roberto Casso, de 42 años, de quien se desconoce su paradero desde diciembre de 2011, cada uno extraviado en distintas fechas, fueron levantados con el mismo modus operandi.

"Mi hijo, al igual que el de todas las que formamos el Colectivo Solecito, fue desaparecido a plena luz del día mientras iban de camino a su trabajo. Él fue levantado con su novia y su camioneta a las 6 de la mañana y hasta la fecha nadie puede decirme nada de ellos ni del vehículo", narra Rosalía Castro, madre de Roberto Casso.

La mayoría de las desapariciones en el estado han ocurrido principalmente en los municipios de Xalapa, Córdoba, Orizaba, Boca del Río, Papantla y recientemente en Manuel Doblado.

Luego de seis años de constantes desapariciones, los principales responsables no ha sido identificados. Y las historias se suman:

"Es tan grande el nivel del problema que cuando empecé a buscar a mi hijo me encontré con la noticia de que un amigo mío de la juventud estaba también desaparecido y que un cercano de mi hijo, un ex compañero de la primaria, también estaba extraviado, es sorprendente como esto ha rebasado todo nivel", señaló Ana Virginia Ramón, madre de Alejandro.

Hipótesis de autoridades municipales plantean que un número indeterminado de jóvenes fueron y están siendo reclutados por integrantes del crimen organizado contra su voluntad. Otras teorías afirman que otros desaparecidos sufrieron las consecuencias de trabajar con criminales.

"Hay muchos que continúan desapareciendo, no se sabe dónde están, todos los del Grupo Solecito tienen un familiar desaparecido. En el colectivo somos 120 madres, es decir, 120 jóvenes de quienes no sabemos nada, y hay mujeres que tienen a dos hijos desaparecidos", afirmó Gabriela García, mamá de Mario Alberto Vázquez.

También los pobladores expresan su miedo, su desamparo:

"Una vez fuimos a Xalapa a ver al procurador y solo nos dijo que habláramos con su secretario y que le dejáramos un recado, pero no pasó a más. Aquí no te dicen nada, para ellos eres un número, desgraciadamente estoy hablando que mi hijo despareció hace cuatro años y hasta hoy no tienen una línea de investigación", acusó Rosalía Castro.

A pesar del tiempo hay quienes conservan la esperanza de encontrar a sus hijos, aunque eso implique recibir noticias devastadoras.

"No sé cuáles hayan sido los motivos por los cuales se lo llevaron, porque él nunca ha tenido nada que ver con delincuencia, pero que me lo regresen, por lo menos que aparezca su cuerpo, como sea, ya sea en partes pero que aparezca, porque no voy a parar de buscarlo, a mí no me basta con que me digan que está muerto, yo quiero mínimo su cuerpo para tener donde llorarle", concluyó Ana Virginia Ramón.