LORENA LÓPEZ, RUBÉN MOSSO Y ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN | MILENIO DIGITAL
21 de mayo de 2015 / 08:13 a.m.

Guerrero.- Rogelio Ortega, gobernador de Guerrero, afirmó que la violencia de los grupos del narcotráfico se focalizan en los municipios de Chilapa, Teloloapan, San Miguel Totoloapan y Arcelia, por lo que son en los que pondrán mayor atención, junto con las autoridades federales, para las próximas elecciones de junio.

Mientras, policías federales y peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) fueron trasladados a Chilapa para atender los casos de desaparecidos reportados a raíz de la irrupción de un grupo de civiles armados el pasado 9 de mayo.

Luego de participar en el Séptimo Foro de Seguridad y Justicia, que tuvo lugar en la Unidad de Congresos del Centro Médico Siglo XXI, Ortega señaló: “Teloloapan, San Miguel Totoloapan, pasando por Arcelia, son las zonas de mayor conflictividad y las estamos atendiendo con la Federación. A pesar de esta gran incidencia delincuencial quiero insistir que Chilapa es un foco localizado, así como el otro tramo antes citado”.

Puntualizó que el Ejército, la Marina, la Policía Federal y la Gendarmería se coordinarán para contener e inhibir las acciones de los grupos criminales con la presencia de 12 mil elementos, en un operativo llamado Tierra Caliente que abarcará desde Michoacán a la frontera de Chilpancingo y la Sierra.

Aseguró que el municipio de Chilapa se encuentra en orden y que ha solicitado a la fiscalía del estado que se traslade a la zona para investigar los casos de 16 desaparecidos.

Puntualizó que la calma ha regresado al municipio, tanto que el mercado que todos los domingos se ubica en el municipio regresó y las escuelas operan a 95 por ciento:

"No pasa nada (en Chilapa). Las escuelas están en clase, se puso el mercado con 30 mil personas y tenemos tomado el control de la seguridad. Hay una denuncia de personas desaparecidas, por lo que pedimos a la fiscalía que intervenga y levantar las denuncias correspondientes".

El gobernador dijo que con anticipación se le informó sobre los problemas que presentaba la región con la disputa del territorio por parte de las bandas criminales de Los Ardillos y Los Rojos.

"Lo que hicimos fue intervenir de inmediato a una petición de los comisarios de 14 comunidades para que se destituyera al secretario de Seguridad Municipal y lo hicimos de acuerdo con el cabildo, porque no se encontraba el presidente municipal.

"Tomamos el control de la seguridad en Chilapa y tuvimos que vernos en la necesidad de detener a las personas, desarmarlas y llegar a un acuerdo con los comisarios para que se retiren a las comunidades en colaboración con el Ejército, la Policía Federal y la Gendarmería", reiteró.

Violencia en Guerrero
En las cuatro alcaldías con problemas de seguridad viven 234 mil personas, que representan 7 por ciento de la población estatal|MILENIO
LA PRESENCIA FEDERAL

Ayer, Enrique Galindo, comisionado general de la Policía Federal, viajó a Chilapa para dialogar con familiares de 16 personas reportadas como desaparecidas, a los que informó que ha tomado la investigación en sus manos para tratar de localizarlos.

El funcionario aseguró que ya fue reforzada la presencia de la corporación en la zona para desplegarse con dos tareas concretas: buscar a los no localizados y vigilar para evitar más enfrentamientos entre grupos de delincuentes.

No dio a conocer el número de elementos que llegaron al municipio, pero subrayó que por la gravedad de los hechos ocurridos en días recientes, Chilapa merece toda la atención de la Federación.

Galindo explicó que en el encuentro con familiares le fueron reportados 16 casos, 10 de los cuales se registraron del 9 al 14 de mayo, tiempo en que permanecieron los civiles armados en el municipio.

Los otros seis casos son desapariciones reportadas de seis meses a la fecha, los que reconoció como importantes y se comprometió a investigar.

Antes de acudir a Chilapa, el comisionado de la PF hizo una escala en Chilpancingo para dialogar con el secretario general de Gobierno, David Cienfuegos, quien lo puso al tanto de los hechos para iniciar la colaboración con la FGE.

En conferencia de prensa, explicó que lo que hará el personal a su cargo es investigar la privación ilegal de la libertad en agravio de las personas reportadas.

Respecto a la actitud de la Gendarmería ante los civiles armados, explicó que debieron asumir una actitud de respeto, pues en Guerrero se tiene previsto por ley la figura de policías comunitarios.

Por la noche, la PGR dio a conocer que ordenó el traslado a Chilapa de Álvarez, Guerrero, de elementos de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), de la Agencia de Investigación Criminal y de Servicios Periciales de la institución para atender los hechos acontecidos en ese lugar.

Esta acción coordinada por las instancias del gobierno de la República tiene como finalidad esclarecer los hechos y contribuir a la localización de las personas privadas de su libertad en la zona, señaló la dependencia.

Los titulares de las áreas antes referidas van al frente del equipo de trabajo integrado por Ministerios Públicos de la Federación, investigadores y peritos en diversas materias, así como con equipo especializado.