NOTIMEX
3 de febrero de 2016 / 05:58 p.m.

México.-Para su visita a México el Papa Francisco hace una petición a los mexicanos: “que esta vez me dejen un ratito solo delante de la imagen” de la Virgen de Guadalupe. “Es el favor que les pido, ¿me lo van a hacer?”.

Será la tercera ocasión que Jorge Mario Bergoglio pise suelo mexicano, aunque la primera como Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, y con esa investidura responde a los mexicanos que preguntan qué representa para él la Guadalupana.

La imagen de la Virgen de Guadalupe, explica, es “la de una madre que cobija, que cuida, que está metida en su pueblo, con la tez de su pueblo”.

A unos días de encontrarse nuevamente frente al ayate que luce la imagen, recuerda dos visitas previas, una en la antigua Basílica, y otra en el nuevo recinto, y en ambas describe “una imagen que dice mucho”. Diversos mexicanos opinan y le preguntan su sentir por ella.

Natally, en la Ciudad de México, dijo que con su visita el Papa “quiere retomar las raíces de lo que era México”; en tanto que Julián le pregunta al Pontífice “¿qué es lo que piensa usted de la Virgen de Guadalupe?”.

El Papa Francisco responde: “Seguridad, ternura. Cuántas veces estoy con miedo de algún problema, o que ha sucedido algo feo y uno no sabe cómo reaccionar, y le rezo”.

“Me gusta repetirme a mí mismo: ‘No tengas miedo. A caso no estoy yo aquí que soy tu Madre’. Son palabras de ella. Es lo que más me dice”, añade para contestar una pregunta que también le hace Aarón Fonseca.

Deja claro que no espera el milagro de las flores que, según la tradición, sirvieron a Juan Diego como testimonio de las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac (en el norte de la Ciudad de México), donde se erige la Basílica en su honor.

María Alicia, residente en el Puerto de Veracruz, sostiene que “no sólo los mexicanos creemos en la Virgen, sino parte del Mundo”; Gabriela, desde San Luis Potosí, aprecia la imagen como “una figura muy representativa de lo que creemos los mexicanos, de lo que somos, de nuestras raíces”.

Olga Gil, desde Guanajuato, dice al Papa que la Guadalupana “es mi Patrona” y Gabriela, en San Luis Potosí, que se trata de “una figura muy representativa de lo que creemos los mexicanos”.

“Siento eso, que es madre, que cuida, que protege, que lleva adelante un pueblo, que lleva adelante una familia, que da calor de hogar, que acaricia con ternura y que te quita el miedo”, completa el Papa en su diálogo visual con los mexicanos.