NOTIMEX
6 de octubre de 2016 / 02:05 p.m.

MÉXICO .- El presidente Enrique Peña Nieto visitó este miércoles a los soldados atendidos en el Hospital Regional Militar de Mazatlán, Sinaloa, lesionados en la emboscada del viernes pasado.

El jefe del Ejecutivo federal les expresó su apoyo y solidaridad, así como sus deseos de una pronta recuperación y destacó que son ejemplo de fortaleza, de la gran templanza y el valor que tienen quienes integran las Fuerzas Armadas, además de ser ejemplo e inspiración para sus compañeros.

Dio indicaciones al secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, para que a los militares heridos y a sus familiares, con quienes también dialogó, se les preste toda la atención que requieran, detalló la Presidencia de la República en un comunicado.

“Como Presidente de la República estoy más que reconocido con nuestras Fuerzas Armadas. Son un gran orgullo”, subrayó el mandatario federal.

El presidente Peña Nieto recorrió las áreas de recuperación, terapia psicológica y terapia intensiva del Hospital, en donde se encuentran los efectivos castrenses lesionados en la emboscada del 30 de septiembre pasado.

También dialogó con los familiares de los soldados hospitalizados, a quienes externó su pesar por lo ocurrido.

Destacó que los soldados son ejemplos vivos “de que esta tarea no es fácil y que hay que tener un gran valor, una enorme valentía y un gran coraje para seguir al frente y cumpliéndole a México en estas difíciles tareas”.

Manifestó “el orgullo que nos da tener elementos del Ejército bien resueltos y bien comprometidos” y puntualizó que en sus distintas visitas a las entidades del país, invariablemente envía un mensaje de reconocimiento a través de las tropas que lo reciben “por el gran valor y la entrega de nuestros soldados, pilotos y marinos en todas las tareas”.

Después de dialogar con los militares lesionados, comentó con sus familiares que se ven “muy enteros y muy echados para adelante, con gran ánimo. Resintiendo la pena de haber perdido compañeros de armas, pero ya deseosos de regresar nuevamente al trabajo”.

Al término de su visita, el presidente Peña Nieto regresó a la Ciudad de México.