9 de marzo de 2014 / 03:35 p.m.

México.- Cuando la ciencia médica llega al límite y el tratamiento curativo ya no ofrece resultados, la Voluntad Anticipada es la forma que las personas tienen para decidir cómo pasar esta última etapa de la vida.

"Es la oportunidad que tenemos de decidir cómo queremos vivir al final de nuestra vida y cómo queremos ser atendidos en ese momento", señaló María de la Cruz Medina Mora, responsable del programa de Voluntad Anticipada.

La funcionaria de la Secretaría de Salud del Distrito Federal manifestó que al tomar esta opción se acepta pasar de un tratamiento curativo a uno paliativo, en el que se mitiga el dolor y se controlan las necesidades básicas del paciente.

Esto hace "que las personas puedan irse a casa, porque el tratamiento en ese momento, además del manejo del dolor, tiene que ver con los cuidados básicos de la persona, que esté alimentada, hidratada y limpia", precisó.

De esta manera en el marco de esta ley que fue promulgada en enero de 2008, el escenario del paciente en la etapa terminal de la enfermedad es diferente a permanecer en una sala de terapia intensiva de un hospital alejado de la familia.

Destacó que existe una diferencia radical entre la Voluntad Anticipada y la eutanasia, donde este último procedimiento es ilegal en México "y plantea provocar de alguna manera la muerte de la persona".

En tanto que la Voluntad Anticipada promueve la migración de un tratamiento curativo a un tratamiento paliativo "que se ha comprobado que ese es el más adecuado para una persona en esa situación", aseveró.

Aquellos que deseen hacerlo pueden acercarse a cualquier Notario Público, quien expedirá la escritura que certifica la decisión, con un costo de mil 200 pesos más el Impuesto al Valor Agregado (IVA), indicó.

Para los adultos mayores, quienes son el grupo mayoritario que ya ha firmado su voluntad en edades de entre 70 y 80 años, tiene un costo durante este mes de 400 pesos más IVA.

Notimex