MARCELA PERALES | @marce_reportera
19 de abril de 2016 / 11:31 a.m.

Monterrey.- "Estaba terminando tercer semestre de la prepa, yo quería terminar y después una carrera, ya luego pues casarme y tener hijos. Meterme a la Facultad de Psicología o de Nutrición. No pensé que fuera a pasar algo así".

El sueño de Marisol de estudiar una carrera profesional se vio interrumpido por decisiones y consecuencias que ya no tuvieron marcha atrás.

"Yo me enteré a los cuatro meses que estaba embarazada. Tenía planeadas otras cosas para mi vida y de repente enterarme y no saber qué hacer", comenta Marisol.

Ella tiene 16 años y en un par de meses será mamá de un niño.

Marisol no enfrentaba ninguna desintegración familiar, incluso estudiaba la prepa, pero decidió adelantar su vida sexual.

"¿Cuántos años tenías cuando tienes tu primer relación? 13 años. ¿Sabías, conocías el tema, una relación sexual no protegida? , mis papás me habían hablado de eso.

Marisol abandonó la prepa. Quiere regresar, pero sabe que ahora nada será igual, incluso ya descartó una carrera profesional.

"Voy a regresar a estudiar y trabajar, una carrera técnica para seguir adelante", cuenta.

Según el INEGI, el 44.9 por ciento de las adolescentes sexualmente activas, no usan ningún método anticonceptivo.

A nivel nacional, cerca de 280 mil menores al año embarazadas, abandonan sus estudios, según datos de la Subsecretaría de Eduación Básica a nivel federal.

"Son muchos cuidados los que tienen que tener, los planteles educativos, los padres de familia, los menores, las escuelas a veces te dicen con la pena pero yo no me hago responsable", dice Brenda Rizo, una trabajadora social de Casa mi Ángel.

No solo se privan del estudio, también de ilusiones de adolescentes, de conocer a un verdadero amor, o de elegir a una pareja que cumpla las expectativas de cualquier mujer preparada.

"Por lo mismo cuando entras a la carrera o facultad, conoces a alguien del mismo ambiente, con carrera o estudios, no un chavo sin futuro.

"No va a ser fácil porque pues no cualquier chavo te va a aceptar con un hijo, y menos si no es de él", comenta Marisol.

"Las chicas sí se quedan con ganas de hacer lo que una adolescente, una chica que sale de fiesta, que está conociendo muchachos, una chica que empieza con su preparación profesional", comenta la trabajadora social.