MARCELA PERALES @marce_reportera
11 de julio de 2016 / 09:23 a.m.

MONTEMORELOS.- Mariano tiene 13 años y como muchos de su edad va a la secundaria, pero al regresar a casa hay algo que lo hace diferente a los demás...

Después de la escuela y terminar su tarea, Mariano cambia de uniforme, es su uniforme de trabajo. Generalmente se alista con ropa que no le sirve porque sabe que la va a ensuciar. Él realiza un trabajo pesado, de esos con los que apenas un adulto podría.

"Si no trabajo en el taller a mamá le faltaría algo en la casa"
Su padre falleció cuando él era chico y desde los siete años ayuda en la casa. | ESPECIAL

Vive en Montemorelos con su madre y su hermano. Su padre falleció cuando él era chico. Colabora en su casa desde los siete años, por ahora trabaja en un taller de muelles y soldadura donde gana 400 pesos semanales.

"Llego a las cuatro de la tarde, me voy a las 8:30 a veces a las 09:30 o 10 llego a la casa, como, me acuesto, en la mañana me levanto, me cambio y me voy a la secundaria", dice Mariano mientras limpia un camión.

“Primero le sacamos la tierra por dentro, después los almoroneamos por dentro y por fuera los lavamos para que se los lleven ya limpios”, explica.

"Ya estoy impuesto al sol", menciona.

"Si no trabajo en el taller a mamá le faltaría algo en la casa"
Mariano es un caso de trabajo infantil, un problema que persiste en el estado y que mostró un ligero incremento en el último año. | ESPECIAL

Es un niño todavía, pero tiene necesidad de trabajar.

"Le doy a mi mamá, abono de mi bicicleta. Compro lo que me gusta, unos fritos, una coca y llego a la secundaria".

Reportera: Si tú no le das dinero a tu mamá, ¿qué pasa?
Mariano: Le faltaría algo en casa.

Mariano es un caso de trabajo infantil, un problema que persiste en el estado y que mostró un ligero incremento en el último año.

Información proporcionada por el DIF de Nuevo León, señala que en el 2015 fueron detectados 332 menores trabajando en 170 cruceros y 17 campos agrícolas. En el 2014, la cifra fue de 320 niños y al corte de junio del 2016 se tiene el registro de 150 menores activos.

“Muchas veces es la familia la que a veces requiere un apoyo extra y no está bien integrada por todos los miembros porque a veces la mamá tiene algún problema para salir adelante", explica Erik Caballero de León, director general del DIF Nuevo León.

"El trabajo infantil no es algo formal, también puede haber la informalidad en el comercio”, aclara.

Erik Caballero de León, señaló que el trabajo para detectar a menores es permanente, sin embargo, muchos se siguen sumando por falta de oportunidades.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía estima que hasta el 2013, en el estado existen un millón 126 mil 970 niños de 5 a 17 años, de los cuales, el 6.4 por ciento trabajan, es decir, cerca de 72 mil 364 niños.

Según la dependencia estatal, el 60 por ciento de los niños que trabajan se concentran en Monterrey, seguido del municipio de Guadalupe y San Nicolás.