SANDRA GONZÁLEZ
14 de junio de 2016 / 10:52 a.m.

Monterrey.- Las inundaciones en el Área Metropolitana en temporada de lluvia causan desde daños patrimoniales, hasta pérdidas humanas.

Aunque es trabajo de las autoridades garantizar un buen sistema pluvial...es responsabilidad de la población mantener funcionales los ductos que pasan por debajo de las calles.

Nos internamos en los ductos pluviales de Monterrey para ver cómo colabora la población, pues de que estén limpios depende que la ciudad esté fuera de riesgo.

Pluviales en el Área Metropolitana

"Hay diferentes ductos que van desde 30, un metro, un metro y medio, dos metros y medio, ese es un problema; otro es que las boca tormentas que tenemos en las calles, que son los que drena a estos pluviales, la mayoría tiene su espacio muy chico", señaló el secretario de Servicios Públicos de Monterrey, Marcelo Segovia Páez.

"Algo que también es una problemática, que yo creo sería la más grande es el tema de la basura. El regiomontano ha perdido la cultura de tener la ciudad limpia", sostuvo.

Tan solo en las calles del centro de Monterrey, se recogen diariamente 20 toneladas de basura. Esta cantidad en un día de lluvia, es fatal para el buen funcionamiento de los pluviales...pero hasta en el municipio modelo hay falta de conciencia.

En las entrañas de San Pedro la arena de los ríos, escombro y basura, se acumulan en los ductos pluviales y con ello se va reduciendo la capacidad de flujo del agua.

"Este pluvial se limpió hace 30 días y tenemos ahorita un 40 por ciento mermada su capacidad. Si no se hace el mantenimiento adecuado, pues en las siguientes lluvias va a llegar al 50 por ciento y de ahí empieza a poner en alto riesgo a las viviendas. Se satura y el agua se va a ir a la superficie", advirtió el secretario de Servicios Públicos, Marco Heriberto Orozco.

El trabajo de desazolve es permanente.

En Apodaca, se limpiaron ríos, arroyos, rejillas y boca tormentas el último mes, recolectando 2 mil 300 toneladas de basura.

En San Nicolás cuentan con 81 kilómetros de ductos, y diariamente se retiran 5 toneladas de material de arrastre y basura. Mientras que de la superficie retiran 600 toneladas de basura al año.

Mientras que en Escobedo, de 23 kilómetros de pluviales se retiraran 40 toneladas de basura, lodo o tierra cada dos meses.

En tanto, en Santa Catarina se retiran cada seis meses 300 toneladas de desechos.

Mención específica merecen los arroyos, que son utilizados como tiradero de escombro. Esta situación ocurre en el arroyo Topo Chico, en el municipio de Monterrey, donde las personas que habitan en los márgenes sufren la inundación de sus casas ante el desborde del cauce.

Es así como la población que exige seguridad patrimonial, es la misma encargada de mantener un ambiente propicio y seguro a través de la cultura de la limpieza.