MARCELA PERALES  @marce_reportera
20 de junio de 2016 / 12:25 p.m.

Monterrey.- "Yo nací normal, aparentemente estaba normal". Cristina Vázquez era una niña como todas las demás, pero en sus primeros años había algo que la hacía distinta, su altura.

Llegó a rebasar a su padre teniendo apenas 12 años y así, su crecimiento fue desmedido, en altura, brazos, piernas, manos y rostro, como si todo fuera gigante.

"Para cuando estaba en sexto (grado de primaria), ya era del ocho, del zapato. Llegó un momento en el que topaba en la puerta, en la cama se me salían los pies, la mesa también, era algo muy pequeño para mí", cuenta Cristina.

'Gigantismo'
A sus 27 años mide dos metros de altura y calza del número 13. | ESPECIAL

Ahora Cristina tiene 27 años, mide dos metros de estatura y calza del número 13. Ella fue diagnosticada con acromegalia, enfermedad conocida como 'gigantismo'.

No poder estirarse y tener que agacharse es una de las dificultades que vive.

La acromegalia o gigantismo es la presencia de un tumor en la hipófisis, que altera la hormona del crecimiento y la produce en exceso. Esto provoca que el paciente tenga un crecimiento desmesurado y a lo largo de su vida, es decir, no deja de crecer.

"Las facciones de la cara, de las manos, de los pies, de los órganos, el corazón, crecen muchas partes del cuerpo".

"No te quedan los anillos, te aumenta el número de zapatos", explica el endocrinólogo Enrique Rivera Castillo.

Cristina vive en la colonia Niño Artillero, en un cuarto de cuatro por cuatro en donde antes no cabía. La vivienda tuvo que ser modificada con distintos apoyos para que ella pudiera habitarla con calidad de vida.

Una de las modificaciones fue el techo que se hizo a una altura apropiada para ella, así como la construcción de una cama especial, la cual mida casi tres metros de largo.

Ella tiene un tamaño prodigio, al igual que su fuerza.

Una de las cosas que más impacta de Cristina es el tamaño de sus manos, por ejemplo un smartphone le cabe solamente en la palma.

El único registro nacional de acromegalia lo ha realizado la Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología, en donde se afirma que en los últimos 20 años, en el país, se han presentado mil 328 casos. De los cuales, el 60 por ciento son mujeres.

El mayor número de casos se han encontrado en el Distrito Federal con 980, le sigue Nuevo León con 100 casos y en un tercer lugar Jalisco con 83.

Estos casos se dan en 13 por cada millón de habitantes y el promedio de vida de los pacientes no supera los 50 años, porque así como crece el cuerpo, crecen los órganos.

"La dilatación de la raíz aórtica o aneurismo en la aorta que pueden llegar a romperse y el paciente fallecer de manera espontánea", explica la genetista Aidé Hernández Juárez.

Sobre ello Cristina prefiere no saber y vivir hasta que Dios le permita.

"Si me han comentado y mejor les digo que no me digan nada. Yo no quisiera imaginarme algo así, yo mejor así vivir hasta que Dios quiera"

Ella necesita medicarse diariamente evitar el crecimiento y no cuenta con recursos para ello. Aparte tiene que lidiar con la discriminación y falta de espacios. En la segunda parte se lo contaremos.