MARCELA PERALES @marce_reportera
31 de mayo de 2016 / 08:50 a.m.

Monterrey.- Si bien el problema del comercio informal generalmente se enfoca en el primer cuadro de la ciudad de Monterrey, también se extiende a los alrededores de las escuelas del Área Metropolitana, ante la misma complacencia de las autoridades.

El equipo de Telediario realizó otro ejercicio afuera de una escuela ubicada sobre la avenida Venustiano Carranza, ahí se vendieron gelatinas, pero en menos de 10 minutos una comerciante se acercó para intimidar y cuestionar el porque nos habíamos instalado en ese punto.

Comerciante: ¿De dónde vienes amiga?
Reportera: Del Centro.
C: ¿Y quién te mando a ponerte aquí?
R: Nadie.
C: ¿Y a quién le pediste permiso? Mira aquí no tenemos permiso. Nosotros no decimos, ahí no te puedes poner o así, pero hay reglas.

Esta comerciante advirtió que es a ella a quien se debe pedir permiso, tanto de instalarse, como para recibir el 'visto bueno' de la mercancía que se va a vender, para no generar competencia.

"Yo nada más te anexo mis permisos y ya no pasa nada, te puedes poner, puedes trabajar y todo, pero eso sí, ya entrando a vender una cosa, ya mañana no puedes cambiar a vender otra", dijo la vendedora.

Comercio informal
La Cámara Nacional de Comercio señaló que cuando hay operativos de la autoridad, los grupos se protegen entre sí. | ESPECIAL

"Ellos son los que mandan, no es la autoridad. Ya son gente que encontraron su forma de vivir y ellos pelean su negocio, pero no es un negocio formal", destaca el presidente de la Canaco, Gilberto Villarreal Cantú.

La vendedora argumentó que la escuela era buen punto de venta, por eso, es complicado tener a muchos comerciantes.

"Hay muchos vendedores de carritos, hay muchos, vienen dos o tres, todos vendemos porque aquí hay muchos niños, y no nada más son estos, al rato vienen los de la secundaria, son cuatro escuelas”, explicó la dirigente.

En el caso de las escuelas tampoco existe un control, incluso son los mismos comerciantes quienes prohíben la instalación de nuevos vendedores.

La Cámara Nacional de Comercio señaló que en estos casos, los grupos se protegen entre sí, como bien lo demostró la oferente o lideresa que nos abordó.

"Hay muchos grupos que controlan a esos puestecitos y realmente esos grupos les dan seguridad y traen mucha gente que los protege y también mucha información de que si va a venir un operativo les avisan y se quitan; son grupos muy organizados", dijo Villarreal Cantú.

La venta informal afuera de los planteles educativos también rebasa a la Secretaría de Salud, ya que se ofrecerse comida chatarra, así lo aseguró una madre de familia.

"Nombre, deberías ver el chatarrerío que venden, bien mal, bien mal, deberían vender comida nutritiva, pero las gelatinas están muy ricas", dijo la madre de familia.

La Canaco señaló que no hay medida de higiene, en especial de la comida, cuya calidad es reprobable.

"Además muy mala comida, ni siquiera con higiene ni seguridad, claro nunca ha sido conveniente, ahí es donde pedimos a la Secretaría de Salud que se la pasa multando a negocios formales cuando realmente debería estar supervisando todos esos puestecitos", dijo el presidente de la Canaco.

Otra vertiente del comercio informal es la obstrucción de vialidades, mañana le mostraremos un ejemplo de este problema.