MARCELA PERLAES @marcelaperales
25 de abril de 2016 / 11:10 a.m.

Monterrey.- "Jessica Logan era una señorita que rompió su noviazgo, pero el novio compartió fotos íntimas y las distribuye en el colegio. Estas fotos trascienden entre la sociedad, a ella le afecta mucho y llega a suicidarse".

Esto sucedió en Estados Unidos, pero en Nuevo León, el riesgo está latente, porque los jóvenes y adolescentes, practican cada vez más el envío de fotografías y videos con contenido sexual sin el consentimiento del o la protagonista, actividad ya reconocida por los especialistas como "sexting".

"El sexting es tan peligroso que puede llevar a la muerte de cualquier persona", dijo el psicólogo investigador Luis Antonio Lucio López.

"Se está utilizando mucho más en telefonía y significa enviarse fotografías con contenido erótico y sexual", explicó Myrna García Barrera, catedrática de la UDEM.

La Universidad de Monterrey y la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León realizaron un estudio del tema.

La doctora en Derecho a la Nuevas Tecnologías de la UDEM, Myrna García Barrera, señaló que el "sexting", muchas veces comienza por la confianza entre la pareja, confianza que se cree, nunca será defraudada.

"Los sujetos activos pueden ser adultos con un consentimiento tácito", dijo la doctora Myrna García.

"Entre el emisor y el destinatario pueden luego llegar a tener conflictos y luego entre ellos como venganza, darlo a conocer a la luz pública o en el perfil público de cualquiera de ellos", explicó.

Sexting
Especialistas advierten que el envío de fotos sexuales es más frecuente a través de celulares por la confianza que se tiene con la pareja de quien considera no la defraudará. | ESPECIAL

La mayoría pensaría que la filtración de videos o fotografías suele ser por la pareja o por alguno de los dos involucrados, sin embargo, existen otros riesgos en la red, a los que muchos no le temen, hasta sufrir este tipo de consecuencias.

"Cuando alguien hackea y ve datos personales y los hace públicos, esas personas son víctimas de acoso, de los mismos cibernautas o bien de algún sector de la población", dijo Lucio López.

"La otra es extraviarse, sin los cuidados debidos de las contraseñas, pero cualquiera que conozca o conoce algo de tecnología puede también buscar la forma de quitar la clave y poder tener acceso a la información", advirtió.

El estudio realizado por la UDEM indica que uno de cada cinco jóvenes en México envía fotos personales a través de sus dispositivos móviles, específicamente de sexo virtual ó "sexting".

La Facultad de Psicología realizó un análisis en 14 preparatorias del Área Metropolitana. El 59.6 por ciento de los estudiantes dijeron compartir secretos íntimos con su pareja, al 59.6 les gusta ligar en redes sociales en busca de una aventura, el 44 por ciento lo hace por encontrar una pareja, el 40 por ciento porque les resulta emocionante y el 66 por ciento porque se siente menos tímido.

El 14 por ciento logró una relación formal en la que se comparten fotografías.

Las consecuencias en el caso de los adolescentes son todavía más graves.

"Entre dos jovencitos que son menores de edad, empiezan a mandarse el sexting, que supuestamente es privado, cuidado, es pornografía infantil", advirtió la doctora de la UDEM.

Es cierto que en general se tiene el derecho de ejercer una vida sexual íntima y privada, pero al ser descubierta, la víctima sufre graves consecuencias morales y emocionales, se las informaremos en la segunda parte.