MARCELA PERALES @marce_reportera
16 de marzo de 2016 / 08:41 a.m.

Monterrey.- Pese a cualquier diagnóstico de Síndrome de Down, es posible que los niños y adultos logren ser independientes y aceptados en la sociedad, siempre y cuando se tomen las terapias necesarias.

"Una persona que no es atendida, que no lleva una estimulación, que no es escolarizada, que no se le modifican sus conductas, puede tener conductas agresivas o conductas no propias para una sociedad", dijo Paola Dantes Rodríguez de la Asociación Down Monterrey.

"Son personas que no conviven y no saben cómo comportarse, pueden llegar a desnudarse en público o a ser agresivos, a correr y no controlarse", agregó.

El primer paso es aceptar a la persona y buscar alternativas para su desarrollo.

"Para que puedan expresar sus necesidades y así mismo expresar las habilidades que ellos van teniendo, sus necesidades de dolor o que quieren comer algo, es muy importante la terapia de lenguaje", explica Claudia Molina Estrada voluntaria de la Asociación Down Monterrey.

Ejemplo de ello son Karla Armendariz, de 12 años, y Tomás Calvo de 45. Ambos acuden a la Asociación Down de Monterrey desde sus primeros días de vida.

- Me enseñan matemáticas y español
- ¿Y aprendes bien?
- Si

Karla ha tomado terapia desde recién nacida y esto le ha permitido desarrollar habilidades que a sus 12 le ayudan a tener una mejor calidad de vida.

"Aquí en esta escuela hago maquila, también hago educación física, teatro", dijo Tomás Calvo.

A diferencia, Tomy ya es un adulto pero fue capaz de desarrollar habilidades para tomar clases de computación.

Otro ejemplo es el de Christian Escamilla, él acude a la Asociación TEDI. Tiene 15 años, independiente y deportista, gusta de la natación y ha ganado más de una docena de medallas.

"Va en tercero de secundaria y ya está pensando que sigue, el quiere ir a la prepa, le gusta la natación y ganar", dijo Ana Margarita Hernández mamá de Christian.

"Tiene cuatro años compitiendo en nacional y cada año ha ido mejorando. El año pasado fue su mejor año, hizo tres pruebas y sacó tres de oro", dijo orgullosa por los logros de su hijo.

Ambas asociaciones atienden a cientos de menores y adultos con Síndrome de Down, ofrecen el apoyo psicológico, físico y académico para su desarrollo.

En Nuevo León son menos de 10 lugares los que se dedican a esto, pero se ha demostrado que aunque sean pocas las opciones, lo mejor es tomar alguna y salir adelante.